Destituyen al presidente de Sacyr; es un "asunto interno": Pemex

jueves, 20 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente de Sacyr Vallehermoso, Luis del Rivero, fue destituido del cargo, que ahora será ocupado por el consejero delegado Manuel Manrique, quien controla 6.7% del capital de la empresa. De acuerdo con información publicada por el diario El País, “el cese es consecuencia del enfrentamiento con Repsol a raíz de la alianza con Pemex para tomar el control de la petrolera española”. Explica que la reciente alianza entre la constructora española y Petróleos Mexicanos (Pemex) había acentuado el desencuentro de Del Rivero con algunos de los principales accionistas de Sacyr, entre ellos Demetrio Carceller y Juan Abelló. Y agrega que por la mañana el ahora expresidente de Sacyr había anunciado un acuerdo para sindicar su participación en el grupo con la del expresidente José Manuel Loureda y con Francisco Javier Gayo, de forma que en conjunto controlarían 26.95% del capital social de la compañía de construcción y servicios. Según El País, a partir del acuerdo los tres socios se comprometían a votar en el mismo sentido en Sacyr. Tras la destitución del director de Sacyr, se dio a conocer que los consejeros críticos con la gestión de Luis del Rivero, Demetrio Carceller –quien cuenta con una participación de 15.8% en la constructora– y Juan Abelló (9.6%) ocuparán sendas vicepresidencias. Sobre la destitución de Del Rivero, Pemex consideró que es un asunto interno de la constructora española. "No tenemos nada que decir respecto a lo que está sucediendo a Sacyr", señalaron fuentes de la paraestatal consultadas por EFE, al argumentar que se trata de "un asunto interno" de esa compañía con la que Pemex acordó sindicar los derechos de voto de sus participaciones en la petrolera española Repsol. A finales de agosto pasado, Pemex y Sacyr anunciaron la sindicación de los derechos de voto de sus participaciones con el objetivo de incrementar su peso en la gestión de la petrolera española, lo que generó una ola de críticas en ambas naciones. La constructora española cuenta con 20.01 % del capital de Repsol y posteriormente Pemex amplió su participación en 5%, hasta alcanzar 9.49% de las acciones, con lo que juntas controlan 29.5%.