Admite Banxico que hay "desaceleración" de la economía

viernes, 28 de octubre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El Banco de México (Banxico) admitió este viernes que aunque la actividad económica nacional sigue en terreno positivo, la actividad industrial, la producción económica en general y las exportaciones de manufacturas se hallan en una franca desaceleración. Así se desprende de la minuta de la reunión de la Junta de Gobierno de la institución, del pasado viernes 14, en la que se decidió dejar en 4.5% la tasa de interés de referencia o de fondeo. Este viernes, el Banco de México dio a conocer dicha minuta, en la que se recogen las deliberaciones de los miembros de la Junta –el gobernador y los cuatro subgobernadores– y del funcionario invitado de la Secretaría Hacienda, que habitualmente es el titular o el subsecretario del ramo. Públicamente, es habitual que los directivos del banco central utilicen un discurso menos franco, matizado, para no alarmar a la gente y a los “mercados”. Pero en las encerronas de cada mes, cuando discuten sobre política monetaria y toman la decisión sobre la tasa de interés, el lenguaje es más abierto. Y aunque las minutas obviamente son revisadas con rigor antes de hacerlas públicas, dejan entrever las preocupaciones reales de los miembros de la Junta. Por ejemplo, en una aparición pública el pasado miércoles 26, el gobernador Agustín Carstens habló de un crecimiento “moderado” de la economía mexicana. Pero en la Junta, el término usado por los miembros fue “desaceleración”, que implica un freno en el crecimiento. De acuerdo con la minuta, la desaceleración de la economía se debe en gran parte al menor crecimiento de la economía estadunidense y a la incertidumbre en el entorno global. Sin embargo, algunos miembros de la Junta destacaron que el crecimiento del empleo formal y de los salarios reales sugieren que el crecimiento de la economía sigue elevado. Pero otro miembro de la Junta –en las minutas no hay nombres– frenó el optimismo de los primeros, al decir que “la tasa de desempleo ha mostrado una gran reticencia a bajar”. Una mayoría de los miembros coincidió, por otra parte, en que el crédito no ha dejado de fluir y que incluso crece. Pero otro fue más crítico, pues dijo que la expansión del crédito ha estado por debajo de lo esperado. Otra de las preocupaciones centrales de los hombres del Banco de México es el tipo de cambio. Reconocieron que la volatilidad extrema de principios de mes causó estropicios: “una importante depreciación del peso frente al dólar” y más volatilidad en el mercado cambiario, además de caídas en la Bolsa Mexicana, alzas en las tasas de interés de mediano y largo plazo y “un empinamiento de la curva de rendimientos”. Por si fuera poco, en ese contexto se registró una reducción en la tenencia de valores de corto plazo (Cetes, principalmente) en poder de extranjeros. El asunto es grave, pues “una salida adicional y abrupta de esas tenencias en valores representaría una fuente notable de inestabilidad”. Coincidieron en que para evitar eso es fundamental mantener una postura macroeconómica congruente, tanto con el escenario mundial como con el nacional y, también, “mantener sólidos los fundamentos internos que brindan confianza a los inversionistas, dentro de los cuales la convergencia al objetivo de inflación juega un papel esencial”. Respecto de la depreciación del tipo de cambio ocurrida a principios de mes, sostuvieron que fue resultado de un sobreajuste del tipo de cambio nominal ante un choque al tipo de cambio real inducido por el entorno internacional, en un contexto en el que los precios de la economía no se ajustan con rapidez. Y por esa razón confiaron en que la depreciación del tipo de cambio nominal pronto podría revertirse. Como de hecho ha sucedido en los últimos días. Inclusive, también señalaron que la depreciación del peso ocurrida no ha tenido impacto sobre la inflación –o sobre sus expectativas–, que se ha mantenido estable y dentro de los rangos previstos. Aunque hubo uno que señaló que “sistemáticamente la inflación y sus expectativas se ha ubicado por arriba del objetivo permanente de 3%”. En ese tema, la inflación, la minuta sugiere un fuerte debate de los asistentes a la reunión de la Junta de Gobierno del Banco de México. Un miembro de ésta argumentó que la favorable evolución de la inflación en parte ha estado sustentada “en factores que no son sostenibles, como la apreciación del tipo de cambio, la incidencia de la inseguridad, la política de subsidios energéticos y la competencia entre diversos proveedores de bienes y servicios”.

Comentarios