México, con acceso a crédito flexible por casi 73 mil MDD

jueves, 22 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Por su buen manejo macroeconómico –presupuesto equilibrado, inflación controlada y a la baja, adecuada supervisión financiera; en general, políticas monetaria y fiscal correctas–, México seguirá teniendo acceso a la Línea de Crédito Flexibe (LCF) por 72 mil 980 millones de dólares que se le otorgó en enero de este año, informó el directorio ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI). Dicho crédito tiene una tasa de interés de 2.84% anual y vence en abril de 2013. El directorio ejecutivo del FMI hizo el anuncio luego de que este miércoles 21 terminó de revisar las cuentas macro del país para determinar si México reúne los requisitos establecidos para acceder a la LCF. Los funcionarios del Fondo determinaron que México continúa satisfaciendo los criterios de acceso a los recursos de dicha línea crediticia que, dicho de paso, son de carácter precautorio, que sólo se utilizarán –así se comprometió el gobierno mexicano– en caso de que se presente un choque externo que debilitara los ingresos del país. El préstamo flexible es complementario de las reservas internacionales del país y otros fondos de estabilización, que en conjunto suman cerca de 214 mil millones de dólares, que servirían para amortiguar cualquier choque externo que pusiera en peligro las finanzas públicas. Es el famoso “blindaje” del que tanto hablan las autoridades mexicanas. Una vez que el directorio del Fondo concluyó sus deliberaciones, David Lipton, primer subdirector gerente y presidente interino del directorio ejecutivo del FMI, elogió la política económica del gobierno mexicano: “La rápida recuperación de México frente a la crisis mundial y la fortaleza de su actividad económica en los últimos meses son testimonio de los sólidos fundamentos económicos del país y la acertada conducción de la política económica. La firme trayectoria y los marcos de política –como la regla de presupuesto equilibrado, el régimen creíble de metas de inflación y la prudente supervisión financiera– han sido el fundamento de la solidez de los balances de las entidades públicas y privadas.” También: “En medio de la agudización de los riesgos mundiales, las autoridades se han comprometido a reconstituir gradualmente los márgenes para la instrumentación de políticas. La consolidación fiscal y la aplicación de una política monetaria que ha apoyado la recuperación económica esperan mantenerse, mientras que el incremento en los amortiguadores externos será complementado con la LCF. El régimen cambiario de flotación seguirá desempeñando un papel clave en la amortiguación de los choques externos. Según Lipton, como a todos los países, a México también lo acechan riesgos de corto plazo que provienen de la incertidumbre sobre las perspectivas globales de crecimiento y de la turbulencia en los mercados financieros internacionales. Sin embargo, dijo, “México dispone de un amplio margen de maniobra para aplicar políticas que permitan contener las posibles secuelas de los choques externos, apoyado por el acuerdo en el marco de la LCF, y las autoridades mantienen su compromiso de instrumentar un marco macroeconómico basado en reglas y de ajustar las políticas según sea necesario”.