Presume Calderón un México "vibrante y maravilloso"

miércoles, 7 de diciembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Pese a la desigualdad, el desempleo, la pobreza y la inseguridad que privan en el país, el presidente Felipe Calderón calificó a México como un país “vibrante y maravilloso”. Al participar en la celebración por el 70 aniversario de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), el Ejecutivo presumió que “con todo y los problemas que tenemos, hoy nuestra sociedad tiene una economía en crecimiento, que en plena crisis mundial genera más de 815 mil empleos en lo que va del año”. Ante los líderes empresariales, el Ejecutivo afirmó que “más allá de nuestros problemas, este México vibrante y maravilloso es el que encuentra la Canacintra en su 70 aniversario… Hemos sido privilegiados con el país que se nos ha encomendado”. El mandatario panista omitió hablar de los 50 mil muertos por la guerra contra el narcotráfico, el aumento en la desigualdad y el crecimiento de la pobreza, y presumió la cobertura universal en salud y educación. Además, dijo, México es un país plural, libre, con partidos políticos que ejercen “con todo vigor una democracia vibrante”. Y fue más allá al señalar que en el país existe plena división de poderes, donde nadie tiene el dominio hegemónico de nadie. México, subrayó, tiene un Poder Judicial independiente, y órganos independientes de derechos humanos. Inclusive, en el país dibujado por Calderón existe “una prensa que es más libre que lo que puede ser en cualquier país, por lo menos en lo que respecta en su relación con el gobierno”. En el acto, al que también asistió el titular de la Secretaría del Trabajo, Javier Lozano, Calderón recordó su estrategia contra el crimen organizado a un año de concluir su gobierno. “La primera obligación de un gobierno puede ser la educación, o la salud, o el apoyo, o el campo, tantas cosas,  todo eso es válido y todo eso bueno, pero la primera es garantizarle la seguridad a sus ciudadanos, porque podrán faltar muchas cosas, pero la seguridad no puede faltar, y cuando eso falta se arruina la economía”, puntualizó. Luego repitió el discurso usado a lo largo de su mandato: “Dentro de las condiciones de certidumbre, quizá la mayor, y no sólo requisito indispensable de cualquier empresa, sino de cualquier persona, está, desde luego, la certidumbre jurídica y la seguridad. La seguridad personal, la seguridad pública, la seguridad de la familia y la seguridad del patrimonio y de la inversión”. En su oportunidad, Sergio Cervantes Rodiles, presidente de la Cancintra, insistió en la necesidad de una economía competitiva que permita a más empresas participar en los mercados internacionales y depender menos de Estados Unidos, principal socio comercial del país. Cervantes añadió que durante los primeros años del siglo XXI, el desarrollo industrial estuvo marcado por “un doble proceso”: por un lado la rápida expansión de algunos sectores industriales que participan por completo en la exportación, y por el otro el deterioro y la destrucción de cadenas productivas constituidas en décadas anteriores y cuya base de operación es el mercado interno.