En 2011, mayor crecimiento, más empleo y baja inflación, pronostica Banxico

miércoles, 9 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 9 de febrero (apro).- Aun cuando el entorno internacional luce incierto –crecimiento bajo en las economías avanzadas; creciente apreciación de las monedas de países emergentes; inflación al alza en la mayoría de los países, entre otros hechos--, el Banco de México pronostica para el país, en este año, mayor crecimiento económico, más empleos e inflación a la baja.
    El gobernador del instituto central, Agustín Carstens, como cada tres meses presentó hoy el informe sobre la inflación –correspondiente ahora al último trimestre de 2010--, en el que expresa su estimación más reciente sobre los principales indicadores económicos.
    Y lo que supone para 2011 es un crecimiento del Producto Interno Bruto de entre 3.8% y 4.8%, muy por arriba de su estimación anterior, de hace tres meses, cuando preveía un crecimiento económico de 3.2% y 4.2% para este año.
    En materia de empleo, el Banco de México proyecta hoy una creación de nuevos puestos de trabajo formal, de entre 600 mil y 700 mil para este año, cuando en la estimación anterior esperaba entre 500 mil y 600 mil nuevos empleos. Una diferencia de 100 mil más.
    Respecto de la inflación para este año, Banxico mantiene su pronóstico de que 2011 termine con una inflación de 3%, que se alcanzaría desde el tercer trimestre.
    La diferencia es que ahora sostiene que el ritmo de decrecimiento de los precios en general será más rápido en el primer trimestre: de un intervalo de 3.75% a 4.25%, pronosticado hace tres meses, pasó a uno nuevo de entre 3% y 4%.
    Entre los factores que incidirán en una baja en los precios, según el Banco de México, están los siguientes: se ha desvanecido el impacto que produjeron en 2010 los alzas en impuestos y tarifas federales, así como las contribuciones estatales; un menor crecimiento en los precios de servicios, sobre todo en vivienda y turismo; no hay presiones sobre los costos laborales de las empresas, y una apreciación consistente de la moneda nacional.
De hecho, el reporte sobre la inflación de enero, que por la mañana difundió el Banco de México, apunta en ese sentido, de una baja en el crecimiento de los precios.
Según la institución, la inflación en enero pasado, la inflación fue de 0.49%, para dar una inflación anula de 3.78%, muy por debajo del registro del mes anterior. En diciembre la inflación anual fue de 4.4%.
    No obstante, el Banco de México reconoce que aun hay riesgos que podrían trastocar los pronósticos de inflación, como serían un aumento, mayor a lo esperado, de los precios internacionales de las materias primas, en particular de los granos.
    Otro riesgo lo representaría un ritmo más acelerado en el crecimiento de los precios de los bienes y servicios cuyas tarifas son determinadas por los gobiernos locales. Y otro más sería una mayor volatilidad cambiaria si se presenta una reversión de los flujos de capital extranjero.

Comentarios