"No soy perseguidor de tortilleros": Ferrari

viernes, 11 de marzo de 2011

MÉXICO, DF, 11 de marzo (apro).- El secretario de Economía, Bruno Ferrari, negó ser un perseguidor de tortilleros o ‘supertortillaman’, luego de sostener que se impidió el encarecimiento desmedido de este alimento básico en la dieta de miles de mexicanos, como lo pretendía una asociación de molinos y tortillerías para disparar su precio.
En la presentación de la Guía de cumplimiento de la Ley de Competencia, comentó que “no se piense que soy un perseguidor de tortilleros o que ando viendo o que soy el supertortillaman; la verdad, lo que estamos buscando es que se cumpla cabalmente la competencia”.
    En diciembre pasado, Lorenzo Mejía, presidente de la Unión Nacional de Industriales Molineros y Tortillerías AC (Unimtac), advirtió sobre el posible incremento del kilo de tortilla, el cual se elevaría hasta 40% debido a “los incrementos de la tonelada de maíz impuesta por los comercializadores, además del alza mensual en las gasolinas y el gas”.
    Y aunque ya se inició un proceso de investigación contra la Unimtac, el secretario de Economía comentó que aún no hay acciones contra seis comercializadoras de maíz, las que incrementaron el precio del grano de 3 mil 500 a más de 5 mil 200 pesos en menos de dos semanas, a raíz de las heladas en Sinaloa a principios de febrero.
    Insistió en que “lo que tenemos que entender es el porqué lo están haciendo algunos comercializadores, que lo expliquen y que se les persiga en caso de que estén haciendo estos anuncios y no hayan respetado los precios en los que se compró por agricultura de contrato, etcétera”.
Presente en el acto, Eduardo Pérez Motta, presidente de la Comisión Federal de Competencia (CFC), señaló que los resultados de la investigación iniciada contra la Unimtac, por supuesta “colusión”, llevará algunos meses debido a que no se tienen los elementos necesarios para sancionar a la organización dirigida por Lorenzo Mejía.
    Explicó: “Se inició una investigación, está en proceso, nos va a llevar algunos meses porque hay que dar todas las garantías y asegurar que existan todos los elementos para sancionar. Si la conclusión es que sí se realizó la práctica de colusión, las sanciones serían dos: eliminar la práctica y pagar la sanción correspondiente”.
    Luego precisó que las multas podrían llegar hasta los 80 millones de pesos.