Fusión de AT&T y T-Mobile, nuevo gigante de telefonía móvil en EU

lunes, 21 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 21 de marzo (apro).- Si no puedes contra el adversario únete a él o cómpralo, reza un viejo refrán. Y esto es real en la guerra global por el cuádruple play: Un nuevo gigante en la telefonía móvil se está gestando con la fusión entre AT&T, la segunda compañía de celulares más grande de Estados Unidos, y T-Mobile, la cuarta empresa y filial de la alemana Deutsche Telekom, en una operación por 39 mil millones de dólares que generará 140 millones de clientes, según se anunció este fin de semana.

La operación tiene como objetivo reforzar a AT&T frente a Verizon Wireless, la compañía más grande hasta ahora en Estados Unidos, con inversión de la británica Vodafone, el gigante de las telecomunicaciones con mayor crecimiento en Europa y Estados Unidos.

Al mismo tiempo, desplazará al tercer competidor, Sprint Nextel, que preparaba una ofensiva para adquirir T-Mobile.

La fusión representará una inversión de 25 mil millones de dólares de AT&T, en efectivo, y el resto, en acciones. La compañía alemana Deutsche Telekom podría quedarse con 8% de las acciones. 

Con esta operación, AT&T pretende revertir la crisis generada por la constante caída de sus llamadas y la disminución de velocidad en la transmisión de sus datos por internet, situación muy similar a lo que le ha ocurrido a Telcel, de Carlos Slim, en México, durante los últimos seis meses.

AT&T comenzó una severa pérdida de clientes desde que perdió el convenio de exclusividad para la distribución del iPhone, fabricado por Apple, en Estados Unidos. La fusión con T-Mobile tiene una lógica en el mercado porque ambas compañías utilizan la misma plataforma de tecnología celular.

La operación trae severas sombras porque representará la pérdida de miles de empleos, sobre todo, en el seno de AT&T, compañía que tiene 267 mil trabajadores, frente a T-Mobile, más pequeña y eficiente, con 29 mil.

Según The Wall Street Journal la fusión permitiría la reducción de 400 mil millones de dólares en costos, al tiempo que aliviaría la escasez de espectro para la telefonía móvil en Estados Unidos, lo cual ha ocasionado las severas caídas en el servicio de AT&T.

La operación aún debe ser aprobada por la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos. Desde mayo del año pasado, este ente regulador advirtió sobre la creciente concentración entre los proveedores inalámbricos y, por primera vez en años, afirmó que la competencia no es el principal valor en ese mercado.

Los datos proporcionados afirman que la red del nuevo gigante de la telefonía móvil y el cuádruple play dará cobertura a 294 millones de estadunidenses, 95% de la población, 46.5 millones más de los que tiene actualmente AT&T y un tercio más de los abonados de Verizon Wireless, el líder del sector en Estados Unidos.