Respalda Aspe críticas de Hacienda a la propuesta fiscal del PRI

jueves, 24 de marzo de 2011

MÉXICO, DF, 24 de marzo (apro).- El exsecretario de Hacienda, Pedro Aspe Armella, uno de los más reconocidos titulares de la SHCP en la historia reciente del país, dio un espaldarazo a la descalificación que la dependencia ha hecho de la propuesta de reforma fiscal presentada por el Partido Revolucionario Institucional.
    “Si se pierden muchos ingresos (con la reforma fiscal del PRI), como aparentemente se dice, entonces es una reforma que no es adecuada para el momento: se requiere fortalecer y no debilitar las finanzas públicas”, dijo el hoy empresario, presidente de la firma Protego Asesores, al término de la colocación, en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), de un nuevo instrumento de inversión –Fibra Uno-- mediante el cual se bursatilizan los flujos de rentas de inmuebles comerciales e industriales.
    El pasado 16 de marzo, la Secretaría de Hacienda consideró –en respuesta a la propuesta presentada días antes por los senadores del PRI, encabezados por su líder Manlio Fabio Beltrones-- que el planteamiento de reforma fiscal priísta significaría “un impacto negativo en los ingresos del gobierno federal, de las entidades federativas y de los municipios, de alrededor de 220 mil millones de pesos anuales, casi 1.6% del PIB”.
    El comentario del exsecretario Pedro Aspe (titular durante toda la administración de Carlos Salinas de Gortari, 1988-1994), fue en respuesta a una pregunta de la prensa sobre el contenido y las perspectivas de la propuesta fiscal priísta. La pregunta fue tanto para el propio Aspe como para el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, quien presidió la colocación de los nuevos valores en la BMV.
    Cordero se escabulló. No quiso exponer su opinión sobre la reforma fiscal priísta: “La propuesta está en la Cámara de Diputados, que es el lugar donde se debe discutir. La Secretaría está atenta para participar cuando se requiera”.
    Antes, dijo que el actual gobierno ha sido “el principal impulsor del fortalecimiento de las finanzas públicas. Se han hecho reformas que han aumentado la recaudación en 1.4% del PIB.
    “En cuatro años es la administración que más ha aumentado la reforma fiscal (quiso decir recaudación), y hemos hecho reformas verdaderamente integrales y hemos ampliado la base de contribuyentes en más de 10 millones de causantes”, presumió.
    Y de manera implícita criticó un hueco en la propuesta priísta: “Donde debemos enfatizar es en la recaudación de estados y municipios. Ahí está la gran ventana de oportunidad, el gran rezago de la recaudación en México”.
    En cambio, Pedro Aspe, aun cuando evitó emitir una opinión directa sobre la propuesta del PRI, fue más directo y dictó cátedra:
    “Es muy bueno que se discutan estas cosas; son torales para la vida pública del país. El Congreso es el lugar para discutirlas.
“Estas propuestas deben tener tres principios muy importantes. El primero es que deben disminuir el déficit público o acercarnos al equilibrio presupuestal. Vivimos un mundo muy convulso y todas las economías que traen grandes déficit fiscales están en un problema enorme.
“Cualquier reforma que logre que se obtengan los equilibrios presupuestales deben ser bienvenidas y qué bueno que se discutan.
“El segundo principio es el tema de la simplificación (en el pago de impuestos). Ahí no hemos hecho una tarea muy buena.
“Luego, el tercero, es el de equidad: tasas (impositivas) lo más competitivas posibles a nivel internacional, pero que recaiga más en donde hay más ingresos”.
Fue aquí cuando consideró que si con la reforma fiscal que propone el PRI “se pierden muchos ingresos, como aparentemente se dice, entonces no es una reforma adecuada para el momento: se requiere fortalecer y no debilitar las finanzas públicas”.
Como colofón, Aspe Armella consideró que hoy “estamos en un grado de madurez mucho mayor que en el pasado para poder discutir cosas tan delicadas como esta, de una manera civilizada y objetiva, con tiempo para hacer los estudios necesarios.”

Comentarios