Altos costos de escrituración por bajo número de notarios

lunes, 11 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 11 de abril (apro).- El bajo número de notarios y la escasa competencia en el sector elevan el costo de trámites como la escrituración, aparte de que esa situación representa un “impuesto a la formalidad”, alertaron la Comisión Federal de Competencia (CFC) y el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).
    En el país existen unos 3 mil 427 notarios, es decir, una densidad promedio de sólo 3.3 notarios por cada 100 mil habitantes, “lo cual impacta en la expansión de la economía formal y en el nivel de escrituración de propiedades”, destacó en conferencia de prensa Eduardo Pérez Motta, presidente de la CFC.
     Precisó que el número de estos fedatarios públicos en México es bajo respecto de otros países, como Guatemala, donde hay 47.6 notarios por cada 100 mil habitantes.
 En contraste, el máximo número de notarios en el país se concentra en estados como Campeche, con 10.1 por cada 100 mil personas; Coahuila, con 9, y Guanajuato que tiene 8 notarios por cada 100 mil pobladores.
    El director del IMCO, Juan Pardinas, alertó que “esto provoca que los honorarios de los notarios representen un alto costo para la economía formal, ya que --por ejemplo-- el costo para abrir un negocio constituye 63% del capital de la empresa. Mientras que el costo para registrar una propiedad constituye 22% del valor total de la misma”.
    Esa situación, precisó, tiene un fuerte impacto en la certidumbre jurídica de los interesados. “En su estado actual, la práctica notarial es un impuesto a la formalidad”, enfatizó Pardinas.
    Por su parte, Pérez Motta advirtió que “el bajo número de notarios limita la penetración de los servicios notariales en perjuicio de los consumidores y la competitividad de la economía”.
    El notario es el encargado de redactar instrumentos públicos como hipotecas, escrituras o testamentos, así como de vigilar la legalidad de los actos, estudiarlos, leerlos, explicarlos y hacerlos accesibles a todas las partes que están compareciendo a su otorgamiento.
En teoría, esto permite brindar seguridad jurídica de una manera plena, evitando conflictos y litigios posteriores o juicios innecesarios. Al ofrecer seguridad jurídica, se evita la saturación de los tribunales y que las partes lleguen a juicio.
Casi 50% del ingreso de las notarías proviene de hipotecas y escrituras, el otro 13% de testamentos, mientras que el resto de actividades varian, informaron CFC e IMCO.