PRI frenó reforma laboral por comicios en Edomex, acusa el PAN

miércoles, 13 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 13 de abril (apro).- Diputados panistas acusaron al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de frenar la reforma laboral para no afectar las elecciones del Estado de México, y en cambio exigieron a los priistas “honrar su palabra” y avalar la iniciativa para que se aprueben los cambios a la Ley Federal del Trabajo (LFT) antes del 30 de abril.
    Un día después de que los priistas anunciaron su decisión de no avalar en este periodo ordinario de sesiones los cambios a la LFT, la coordinadora del PAN, Josefina Vázquez Mota, convocó a conferencia de prensa afuera del salón de plenos y, ahí mismo, “firmó” la iniciativa que el PRI presentó en diciembre pasado para evitar “pretexto” o “argumento” de que no se tienen los votos suficientes en la Comisión del Trabajo.
    Luego de ello, Vázquez Mota retó al PRI: “Estaremos esperando una respuesta inmediata del Partido Revolucionario Institucional para que den los votos que requiere la aprobación del dictamen en la comisión y, posteriormente, se den en el pleno de este recinto de San Lázaro”.
    Una hora después y ante la falta de respuesta, legisladores del PAN colocaron una gigantesca lona frente a la tribuna del salón de sesiones en la que se leía: “Faltan 17 días ¿y la reforma laboral cuándo?, en clara alusión de que en ese lapso concluye el periodo ordinario.
    En ese momento, las 14:24 horas, PRD, PT y Convergencia ubicaron frente a la gran lona una manta de menor tamaño, en la que se invitaba al plantón en las afueras de San Lázaro para este jueves 14, convocado por Andrés Manuel López Obrador.
En el texto se advertía: “Movilízate, defendamos los derechos de los trabajadores”; además, varios legisladores de estos partidos se colocaron frente a la tribuna portando “banderillas” en repudio a la reforma laboral.
    Y mientras esto ocurría en tribuna, desde sus curules priistas y panistas se enfrascaron en una discusión.
Los panistas, a través de Arturo Ramírez Bucio, ofrecieron nuevamente firmar la iniciativa priista con tal de que haya reforma laboral, pero el PRI, mediante su vicecoordinador, José Ramón Martell, respondió:
“Ley laboral la habrá. La habrá a su tiempo… no por mucho madrugar amanece más temprano, señores diputados del PAN”.
    Molesto, el vicecoordinador del PAN, Alberto Pérez Cuevas, acusó a los priistas de retrasar la aprobación para evitar que les afecte en la elección del Estado de México, del próximo 4 de julio.
    “Lo que está frenando la reforma laboral y que el PRI no quiere decir, se llama proceso electoral en el Estado de México. Eso es lo que está frenando la reforma. Eso es lo que está frenando el desarrollo del país”, reclamó el panista.
    El presidente en turno de la Mesa Directiva, Amador Monroy, aclaró  que “el asunto no está a debate”; sin embargo, el panista siguió desde su curul:    “Eso es lo que el PRI no quiere decir”, para luego retar al PRI a que “sean responsables y asuman ante la nación la negativa (de discutir ya la reforma laboral)”.
    El debate se le salía de las manos al presidente en turno, así es que el presidente, el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, retomó su lugar para detener en seco la discusión y, en tono molesto, anunciar que no abriría el debate sobre el tema.
“No esta abierto a debate. ¡No! y ya dicté el trámite… grite usted lo que quiera”, dijo a los legisladores que seguían reclamando la discusión. Ahí concluyó el desencuentro entre priistas y panistas.
Después de la sesión, el coordinador del PRI, Francisco Rojas, aclaró que la decisión de retrasar la discusión de la reforma se debe a que su partido decidió escuchar las voces de diversos sindicatos:
“Preferimos escucharlos y tener mayor tiempo con las audiencias públicas, que tenerlos en manifestaciones en las calles. ¿Qué ganamos con tener manifestaciones en las calles? Es mejor escucharlos, llegar a consensos con ellos y, en cuanto los tengamos, sacaremos la ley”.