Firman México y Perú un acuerdo de integración comercial

miércoles, 6 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 6 de abril (apro).- Representantes de México y Perú suscribieron hoy el Acuerdo de Integración Comercial que establece, entre otros compromisos, la eliminación de aranceles para todos los productos en un plazo máximo de diez años.

Al concluir hoy las negociaciones y tras la firma del documento por parte del secretario de Economía de México, Bruno Ferrari, y el ministro de Comercio Exterior y Turismo de Perú, Eduardo Ferreyros, el acuerdo entrará en vigor una vez que concluyan los procedimientos internos de cada país.

Según la Secretaría de Economía (SE), el nuevo pacto comercial establece eliminar los aranceles para todos los productos industriales y pesqueros en un plazo máximo de diez años.

Perú eliminará de manera inmediata 85% de los aranceles aplicables a los bienes industriales y de la pesca mexicanos al entrar en vigor el acuerdo; 9% en el mediano plazo, entre 3 y 7 años; mientras que sólo 7% en el largo plazo, es decir, en una década.

Por otra parte, quedarán libres de arancel de forma inmediata las exportaciones mexicanas de electrónicos --como pantallas, celulares y tarjetas--, cemento, la mayor parte de los químicos y textiles, cosméticos, tractocamiones y una gran cantidad de autopartes y medicamentos, entre otros.

Los productos de interés para México que quedaron negociados a cinco años son champúes, dentríficos, refrigeradores, pañales, pilas y pinturas, entre otros. En siete años quedaron los autos y las cocinas.

En diez años se negociaron los productos industriales más sensibles para México en pesca, como atún, camarón y harina de pescado, así como calzado y aglomerados de madera.

El 29 de marzo anterior, el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) señaló que la SE “actuaba de manera unilateral”, afectando al sector en la negociación de un acuerdo comercial con Perú.

Incluso en una entrevista con Grupo Fórmula, el titular del CNA, Juan Carlos Cortés, desmintió que el gobierno federal los haya invitado a las reuniones de negociación:

“Desafortunadamente esto no es la realidad, porque hace dos meses nos anunció que iba a poner en la mesa de negociación el 100% del sector agropecuario, y en este momento están negociando en Perú los productos sensibles que nosotros habíamos negociado con ellos y que previamente desconocieron”.

Sin embargo, luego de la firma del acuerdo, la Secretaría de Economía precisó hoy que “en el sector agroalimentario se pactó tratamiento especial para atender las preocupaciones del sector, a través de exclusiones, cupos, estacionalidades y preferencias parciales”.

Subrayó que Perú eliminará de manera inmediata 40% de los aranceles aplicables a los productos agrícolas mexicanos, como trigo y productos de trigo, bebidas no alcohólicas, pectinas, maíz para siembra, garbanzos, tequila, cerveza, jugos de fruta, aceites comestibles, aceites esenciales de limón y naranja, miel, frijol, vainilla, productos de panadería, galletas, tomate en conserva, cigarrillos y huevo deshidratado, entre otros.

Por su parte, México eliminará de manera inmediata 43% de los aranceles aplicables a los productos agrícolas peruanos: trigo y productos de trigo, bebidas no alcohólicas, pectinas, maíz para siembra, garbanzos, pisco, cerveza, vinos, jugos de fruta, hortalizas y aceites comestibles, entre otros.

No obstante, la misma dependencia federal aclaró que se excluyó 17% de fracciones arancelarias del universo agroalimentario. Entre las principales exclusiones destacan: café, azúcar, carne de res y pollo, pavo ahumado, lácteos (excepto leche evaporada y dulce de leche), papa fresca, chile fresco, cocos, manzana y jugo de manzana, piña y uva pasa, entre otros.

La dependencia destacó la importancia que significa para el país ampliar su comercio con Latinoamérica, ya que representa un nuevo mercado de más de 450 millones de consumidores potenciales, cifra superior a los 340 millones ubicados en Estados Unidos y Canadá.

En los últimos diez años, el intercambio comercial entre ambos países creció a una tasa promedio anual de 13%, pasando de 414 millones de dólares a mil 456 millones en ese período. Con el nuevo acuerdo se espera que se duplique el monto en cinco años.