Promociona Calderón a Carstens

lunes, 30 de mayo de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El presidente Felipe Calderón Hinojosa resaltó ante su homóloga argentina, Cristina Fernández, --como parte de los países miembros del G-20-- “la importancia de la candidatura” de Agustín Carstens, para ocupar el puesto de director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI). El asunto fue abordado hoy durante una reunión privada que sostuvieron los mandatarios con sus respectivas delegaciones, en la residencia oficial de Los Pinos. Aunque el mensaje dirigido a medios de comunicación por Calderón y Fernández al finalizar la reunión de trabajo apenas esbozó los asuntos tratados, la Presidencia de la República emitió un “comunicado conjunto” en el que dio a conocer la promoción de la candidatura de Carstens, actual gobernador del Banco de México. “El presidente Felipe Calderón manifestó a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, la importancia de la candidatura del doctor Agustín Carstens al cargo de director gerente del FMI, y subrayó que esta postulación se fundamenta en la convicción de los países en desarrollo. “Recordó que este objetivo ha sido aprobado en los documentos emanados del G-20, de que los titulares de los organismos financieros internacionales se eligen a través de un proceso abierto, transparente y basado en los méritos de los candidatos”, se expuso en el apartado número 15, de los 36 aspectos que destaca el comunicado tras la reunión de estado. Renuevan tratado de extradición Por otra parte, México y Argentina suscribieron hoy una serie de acuerdos en materia económica, ambiental, científica y de seguridad, durante una visita de estado realizada por Cristina Fernández a México, donde fue recibida por Felipe Calderón. Esta mañana, cerca del mediodía, la mandataria argentina fue recibida en Los Pinos. Luego de la recepción protocolaria, Calderón y Fernández, encabezaron una reunión con diferentes funcionarios en los que abordaron, entre otras cosas, el tema de la delincuencia organizada. En los respectivos mensajes no hubo alusiones específicas a los temas tratados en materia de seguridad, salvo por la renovación del Tratado de Extradición de reos entre ambas naciones. De la reunión de comitivas, celebrada por la mañana en Los Pinos, la Presidencia de la República emitió dicho comunicado en el que reseñó ampliamente los acuerdos alcanzados en 36 puntos. También informó que se abordaron aspectos sobre el tráfico de estupefacientes, de armas y de fortalecimiento en la cooperación y coordinación en la lucha contra la delincuencia organizada internacional. La firma de tratados se realizó en el salón Adolfo López Mateos, de la residencia oficial. Ataviada aun de negro, debido al luto por la muerte de su marido, el expresidente argentino Néstor Kirchner, la presidenta se disculpó por la cancelación de su viaje, programado desde hace semanas, debido a que padece hipotensión, según explicó. Aunque no existe claridad en la conducta respecto al protocolo, Calderón acompañó a Fernández de Kirchner con una sombrilla, pues visiblemente le afectaba el sol y el calor; inclusive, dentro del salón Adolfo López Mateos, la mandataria agitaba con presteza un abanico negro por lo que el Estado Mayor tuvo que hacer ajustes al sistema de ventilación. Cristina Fernández agradeció a “Felipe” que la acompañara con la sombrilla. De hecho, las alteraciones del protocolo continuaron, cuando Fernández se permitió tutear durante toda la gira al mandatario mexicano. “Pero quiero decirte y permitirme, Felipe, que te trate como nos tratamos cuando estamos en reunión con los Ministros, o cuando estamos en entrevista, que la última parte de tu discurso, creo que es el lugar por donde quiero comenzar”, dijo Fernández en el salón Adolfo López Mateos, para luego retomar las palabras de Calderón en el sentido de que las relaciones entre ambas naciones nunca han sido mejores. En todas las intervenciones que tuvo durante la gira, Fernández se refirió a Calderón, como Felipe. Posteriormente, los dos se trasladaron al Castillo de Chapultepec, donde comieron juntos con la comunidad argentina en México. Ahí, Calderón destacó las relaciones que han existido entre Argentina y México, mientras Fernández, se refirió al bloque de mandatarios actuales en América Latina, a los que llamó “la generación del Bicentenario”. Sobre esa generación, Cristina Fernández resaltó que si en el pasado la lucha de las insurgencias fue por alcanzar la libertad, en la actualidad, el reto de los mandatarios latinoamericanos es alcanzar la igualdad, pues la región es de las más desiguales del planeta. Concentrada en su discurso a favor de revertir la pobreza en sus tres intervenciones, a diferencia de Calderón, Fernández no hizo ninguna proclama en materia de seguridad o contra la delincuencia. De hecho, la única mención atribuida a la argentina en materia de narcotráfico y delincuencia organizada fue señalada en el mencionado “comunicado conjunto”.