Dan a la Cofeco más "dientes" para sancionar monopolios

lunes, 9 de mayo de 2011

MÉXICO, D.F., 9 de mayo (apro).- Felipe Calderón firmó las modificaciones al Sistema de Regulación de Competencia Económica, el cual otorga más facultades a la Comisión Federal de Competencia (CFC) para perseguir y sancionar prácticas monopolistas.
    Ante la presencia de los secretarios de Hacienda y de Economía, Ernesto Cordero y Bruno Ferrari, respectivamente, y del presidente de la CFC, Eduardo Pérez Motta, Calderón reconoció que “la falta de competencia más dinámica en los mercados nacionales ha frenado en el país la eficiencia y la competitividad de nuestra economía”.
    Al firmar el decreto donde se modifican la Ley de Competencia Económica, así como del Código Fiscal de la Federación, en el salón Manuel Ávila Camacho, de los Pinos, Calderón dijo que las nuevas disposiciones descansarán en tres ejes principales:
    El primer eje pretende disminuir la carga administrativa del órgano regulador en Competencia. Esto se logrará mediante la simplificación del régimen de notificaciones y la reducción de litigios innecesarios, “lo cual mejora y agiliza la relación entre la Comisión y los actores económicos”.
    El segundo eje permite que las empresas investigadas puedan presentar al pleno de la Comisión sus argumentos de forma oral. También obliga a la institución a cargo de Pérez Motta, a expedir criterios técnicos, por lo menos cada cinco años, en diversas materias con el objetivo de tener mayor transparencia ante las distintas empresas.
    Mientras que el tercer eje fortalece la política de competencia misma. Con esta reforma se otorgan mayores facultades a la Comisión Federal de Competencia para sancionar, verdaderamente, prácticas monopolistas.
    De acuerdo con el decreto, la CFC podrá suspender las prácticas que se presuman anticompetitivas para evitar daños irreversibles a la competencia; podrá llevar a cabo visitas sorpresa, así como utilizar la fuerza pública, incluso, cuando el presunto infractor se resista a la investigación.
    Felipe Calderón señaló que la Comisión “antes no tenía capacidad eficaz para hacer valer sus sanciones, es decir, no tenía dientes y ese problema ha quedado resuelto”.
    Por su parte, Bruno Ferrari reconoció que “la competencia es la piedra angular de todo sistema de mercado y, sin duda, su fortalecimiento era el gran pendiente de la economía nacional”.
    A fines de abril pasado, el Senado aprobó una serie de reformas conocidas como “Ley Antimonopolios”, con las cuales se fortaleció la capacidad de investigación y sanción de la CFC al cambiar su personalidad jurídica y elevar las sanciones, incluso, hasta con 10 años de cárcel a los infractores de prácticas desleales “absolutas”.
    José Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) la calificó como “una reforma de vanguardia, que pone a México a la altura de las mejores prácticas internacionales y que contribuirá seguramente a generar los incentivos adecuados para evitar prácticas monopólicas en beneficio de los consumidores”.