Nerviosismo desploma los principales mercados bursátiles

jueves, 18 de agosto de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Nada alcanza para calmar a los mercados. Ni el impuesto a las transacciones financieras propuesto por los gobiernos de Alemania y Francia; ni los cuantiosos y espectaculares rescates de las economías europeas sobre endeudadas; tampoco los llamados a la calma hechos por el gobierno y la Reserva Federal estadunidenses. Ni siquiera la más alta calificación crediticia que ratificó Fitch Ratings a la deuda de Estados Unidos evitó que volvieran a desplomarse los principales mercados bursátiles del mundo. Nada. El caso es que este jueves los mercados financieros del mundo volvieron a desplomarse. La principal causa de esa inestabilidad -además del reiterado miedo a una posible recesión en Estados Unidos y Europa, y la persistente incredulidad de los inversionistas a las medidas anticrisis-, fue ahora el anuncio del banco de inversión estadunidense Morgan Stanley, en el sentido de que la economía mundial sufrirá, de manera inminente, una fuerte desaceleración. Dicha institución financiera advirtió inclusive que en la economía estadunidense y europea, podría registrarse un periodo de recesión en los siguientes seis meses o hasta un año, debido al muy lento crecimiento económico. Morgan Stanley argumentó que esta posibilidad no sólo se refleja en los datos económicos “decepcionantes” del segundo trimestre del 2011, sino también en los recientes “errores políticos” en los dos lados del Océano Atlántico, lo que provocaría la aplicación de nuevos ajustes fiscales. Los daños de dicha opinión pusieron nerviosos a los mercados este día: En México se reflejó en una caída del principal indicador bursátil, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), que perdió 802 puntos, equivalentes a una baja de 2.36%. Como ya es costumbre, siguió el ritmo marcado por Wall Street, que se hizo eco de los desplomes bursátiles de Europa. El índice industrial Dow Jones perdió 3.68% de su valor de mercado y el índice tecnológico Nasdaq, 5.22%. En el mismo tono, se desplomaron los mercados europeos: la bolsa de Milán perdió 6.15%; Francfort, 5.82%; París, 5.48%; Madrid, 4.7%; y la bolsa de Londres cedió 4.5%. Menos de dos semanas han pasado desde que el pasado 8 de agosto los mercados se colapsaron después de que Standard & Poor´s bajara la calificación de la deuda de Estados Unidos -y donde la BMV se desplomó 5.88%-. Y hoy, otra vez, las bolsas se desestabilizaron ante la evaluación de Morgan Stanley. Al mediodía, el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero no dejó pasar la oportunidad para recalcar la situación mundial. “El día de hoy, y para no variar, al igual que la semana pasada y la antepasada, el mundo se ve envuelto en una gran incertidumbre y volatilidad financiera. Los mercados de capitales hoy tuvieron un mal día”, dijo el aspirante presidencial en la presentación del Programa de Inversión y Refinanciamiento de la Deuda de los estados. Cordero aseguró que México tiene que adaptarse al entorno volátil e incierto de los mercados internacionales. “No podemos asegurar que estamos cerca de que se estabilicen las cosas en el mundo, de que deje de haber incertidumbre y volatilidad. Por eso es fundamental que asumamos esto que, si bien, no va ser así para siempre, yo creo que por un buen rato tenemos que adecuarnos a un entorno muy volátil y bastante incierto”, agregó. Y como es costumbre, el funcionario aprovechó la ocasión en Palacio Nacional para reprochar a Estados Unidos y a los países europeos su situación de sobreendeudamiento. El titular de la SHCP sentenció: “Es insostenible vivir de prestado, con altos niveles de endeudamiento. Tarde o temprano se tiene que pagar, y se paga de una manera muy simple: o se ajustan los programas de gasto y de inversión de la sociedad o se incrementan los impuestos o ambas cosas”.

Comentarios