El País: busca Pemex incidir en decisiones estratégicas de Repsol

martes, 20 de septiembre de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Con una inversión de apenas 1,600 millones de dólares, que le permitirían elevar su participación en la petrolera española Repsol, de 4.8% a 9.8%, Petróleos Mexicanos (Pemex) pretende “capturar beneficios concretos” e “incidir en decisiones estratégicas y operativas” en su favor. El aumento de la participación accionaria en Repsol, que ha sido polémica, criticada y rechazada por gobierno y empresarios españoles, le permitirá a Pemex el acceso a la tecnología que usa su par española en la exploración y la producción, especialmente en aguas profundas. También busca Pemex obtener una posición estratégica desde la que pueda dirigir, inclusive, los flujos de suministro de crudo hacia sus propias refinerías. Pretende, además, en el mismo tema de la refinación, lograr el “suministro de crudos que produce Repsol en Ecuador para la refinería de Salina Cruz; para mejora de rendimientos o intercambios de barriles de crudo Maya destinadas a las nuevas unidades de coquización en España por barriles de residuales rusos”. Todo ello, a un precio de ganga: los 1,600 millones de dólares, que serían nada frente a los entre 10 mil y 30 mil dólares que le costaría hacerse del 50% de una petrolera del tamaño de Repsol. La información anterior es difundida por el diario español El País en su edición de este miércoles 21. La publicación revela que tuvo acceso a un documento confidencial de Pemex, fechado el 1 de septiembre pasado, titulado Contexto del aumento de participación de Pemex en Repsol. Según ese documento, para los funcionarios de Pemex la alianza con el grupo constructor Sacyr Vallehermoso, propietario del 20% de las acciones de Repsol, para hacerse de un mayor paquete accionario de la petrolera, le permitirá alcanzar varios objetivos estratégicos. Uno muy especial es el de aumentar tanto el inventario de reservas como la producción de hidrocarburos. El otro, igual de importante, es el acceso a la tecnología de Repsol para incursionar en aguas profundas, materia en la que México está en pañales. El diario español apunta: “Para una inversión modesta, inferior a los 2,000 millones de dólares, el paisaje que describe Pemex desde la posición conquistada es más que interesante para cualquier empresa. Lógicamente, su valoración es contundente: ‘La operación’, dice, ‘fortalece el valor estratégico de la participación de Pemex, y en caso de venta, hay mayor probabilidad de capturar un premio’. “Poco riesgo, muchos beneficios y mejora de posiciones. Una pera en dulce que empezó a tomar forma y brillo a partir de julio, cuando entró en vigor la reforma de la ley que elimina los blindajes en las compañías cotizadas. Ahora, tras la toma de posición, queda medir fuerzas. “El miércoles de la próxima semana tendrá lugar la reunión del consejo de Repsol. Allí se aclararán las estrategias y las posiciones de casa socio, incluida por supuesto, la posición de Caixabank (que tiene 13% de Repsol)”, concluye.

Comentarios