Insta Banco Mundial a países emergentes a enfrentar nueva crisis; incluye a México

miércoles, 18 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El Banco Mundial (BM) llamó a las naciones emergentes a prepararse ante los próximos impactos económicos provocados por la crisis que viven los países de la Zona Euro y la desaceleración mundial. El organismo presidido por el estadunidense Robert Zoellick alertó que la economía mundial entró a “un periodo peligroso”, en donde la crisis de Europa ya se propagó hacia países en desarrollo y naciones de ingresos altos. De esta manera el BM se suma a las alertas de una “recesión global”, que previamente señalaron otros organismos multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la propia Organización de las Naciones Unidas (ONU). Al dar a conocer el reporte Perspectivas económicas mundiales: incertidumbre y vulnerabilidad, el BM precisó que “ante un panorama tan incierto, los países en desarrollo deben evaluar sus fragilidades y preparar planes de contingencia para responder a una desaceleración económica”. En particular, pronosticó que el crecimiento de la economía mexicana alcanzará una tasa de 3.2%, por abajo del 4% registrado durante el 2011. No obstante, dijo que para el 2013 se espera un repunte de 3.7%. En el informe, el organismo señaló que el crecimiento experimentado por México el año pasado, particularmente en el tercer trimestre, estuvo impulsado por el fuerte desempeño del sector agrícola. El 4 de enero, el FMI advirtió que el riesgo de deterioro global ya afecta a los países de América Latina, “quienes no son inmunes al agravamiento de la crisis financiera europea”. El director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Nicolás Eyzaguirre, señaló que “aun si los problemas financieros de Europa no empeorasen, el deterioro del riesgo global ya ha comenzado a afectar a América Latina. Si los riesgos aumentan, la región no será inmune”. Y apenas el martes 17, la ONU advirtió que la “economía mundial se está tambaleando al borde de otra gran recesión”. Hoy el Banco Mundial concluyó: “Comparativamente, los países en desarrollo tienen ahora menos espacio fiscal y monetario para aplicar medidas correctivas como lo hicieron en 2008 y 2009. Por esta razón, si se restringe el flujo financiero internacional y se deteriora súbitamente el comercio mundial, su capacidad para reaccionar podría estar más limitada”.

Comentarios