Mantiene Banxico en 4.5% tasa de referencia

viernes, 20 de enero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).--El Banco de México (Banxico) mantuvo en 4.5% la tasa de interés de referencia, sin embargo, adelantó que podría relajar la política monetaria, de acuerdo a la situación económica mundial. El banco central señaló que se mantendrá atento al comportamiento de la economía mundial y sus efectos en México, “en un contexto de gran lasitud monetaria en los principales países avanzados, a la postre podría hacer conveniente un relajamiento de la política monetaria” señaló. La institución gobernada por Agustín Carstens advirtió que la Zona Euro (Conformada por 17 países, entre los que destacan Alemania, Austria, España, Francia, Italia, Países Bajos y Portugal) entrará en recesión en la primera parte del 2012. “La falta de acuerdos para solucionar las dificultades de la deuda soberana en la región y la vulnerabilidad de gran parte de las instituciones financieras europeas han conducido a un proceso de desapalancamiento de los bancos, lo que ha impactado negativamente a la actividad económica” explicó el Banxico. Señaló que las perspectivas para la actividad económica mundial se han deteriorado, también ante los problemas estructurales que prevalecen en Estados Unidos y la incertidumbre derivada de la ausencia de acuerdos políticos para consolidar las finanzas públicas de ese país. La situación no sólo es grave en los países desarrollados. La crisis se está transmitiendo a los países emergentes. De acuerdo con el Banco de México, estas economías como México, China, Sudafrica y otras naciones latinoamericanas ya registraron reducción en su tasa de crecimiento. En términos monetarios, esto implica que “en la mayoría de los países se espera que la inflación en 2012 se ubique por debajo de los niveles registrados en 2011. En este contexto, se anticipa que una gran parte de las economías avanzadas y emergentes continúen con una postura monetaria acomodaticia”. Los efectos de la turbulencia financiera internacional y la crisis económica global ya afectaron los principales motores de crecimiento de la economía mexicana que son el motor externo y el interno. De acuerdo al Banco de México, hay menor dinamismo de la demanda externa y también se aprecia una desaceleración en algunos componentes de la demanda interna. “En consecuencia, la brecha del producto se ha venido cerrando a una velocidad menor a la prevista”, dijo. Por otra parte, la institución encargada de diseñar la política monetaria del país, aclaró que las expectativas de inflación no se han visto afectadas por la depreciación del tipo de cambio, lo que “es congruente con la previsión de que la cotización de la moneda nacional está anclada por los sólidos fundamentos de la economía mexicana”. Y concluyó: “el balance de riesgos para el crecimiento mostró un deterioro adicional, mientras que el correspondiente a la inflación se mantuvo neutral”.