Banco de México, preocupado por alza en precios de alimentos

miércoles, 24 de octubre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, reconoció que la institución que gobierna está “seriamente preocupada” por los recientes  incrementos de precios en los alimentos. Al presentar el primer contrato de futuros de maíz en México, Carstens fue claro: “En el Banco de México estamos seriamente preocupados por los incrementos de precios, sabemos y así lo demuestran los datos, que se limitan a unos cuantos productos y que deben tener un carácter transitorio, en la medida de que en las condiciones normales de oferta se reestablecerán.” Sin embargo, el gobernador del banco central fue más allá al adelantar que el Banco de México ponderará “con mucho cuidado”, si es preciso hacer uso de los instrumentos que tiene a la mano, comomover la tasa de interés interbancaria de referencia, en caso de que estos aumentos empiecen a contaminar el resto de los precios en la economía. Desde julio pasado, la inflación se disparó a más del 4%; y durante septiembre se situó en 4.77%  debido al incremento de alimentos como el huevo y otros productos agropecuarios. Esta mañana, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reveló que durante los primeros 15 días de octubre la inflación fue de 4.64% –cifra que Carstens consideró “muy alta”–, aún lejos de la meta planteada por el Banxico, que es del 3% (con un rango de +/- 1 punto porcentual). Ante la presencia del presidente de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), Luis Téllez; del secretario de Agricultura (Sagarpa), Francisco Mayorga; del subsecretario de Hacienda, Gerardo Rodríguez Regordosa; así como del presidente de la Asociación de Bancos de México, Jaime Ruiz Sacristán; Carstens recordó: “Los incrementos en los precios de los alimentos no solamente se han reflejado en los precios de los productos agropecuarios, sino en el de los alimentos procesados. Un caso es el de la tortilla a causa del incremento de los precios internacionales de los granos y los precios internos del maíz blanco… estas alzas tienen un importante impacto social.” Carstens elogió en las instalaciones de la BMV, la creación de instrumentos como los contratos de futuros de maíz, ya que “contribuirá a una mayor estabilidad del precio de ese producto, pero es preciso que estos casos se multipliquen y generalicen de una manera ordenada y estructural”. Destacó la relevancia de estos contratos, ya que “en México no tenemos los suficientes amortiguadores para estos choques de oferta y el traspaso de precios internacionales agropecuarios a precios locales es muy elevado”. De hecho, en las últimas semanas, productores del grano y de carne, han advertido que habrá incrementos en los precios de alimentos por los altos precios del maíz amarillo, principal alimento del ganado. Según información de la BMV, el contrato de derivados de maíz, anunciado hoy, es el primer contrato listado en el Mercado Mexicano de Derivado (MexDer). El tamaño de contrato se establece en 25 toneladas, el cual se adapta a las condiciones de producción en México y se denomina en pesos. Se estima que el mercado potencial con necesidades de administración de riesgos para granos y oleaginosas, tanto producidos en México, como provenientes del exterior, suma un total de 70 millones de toneladas, de las cuales 34 millones son de maíz. En el primer día de operaciones se negociaron el equivalente a 100 toneladas de maíz amarillo, para entrega en diciembre de este año a un precio de 3 mil 885 pesos por tonelada.  

Comentarios