Descarta Ferrari caída de inversión por decreto automotriz

martes, 13 de noviembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- El secretario de Economía, Bruno Ferrari, aseguró que el decreto automotriz planteado por esa dependencia no afectará las inversiones en la industria de vehículos. “No veo que esto vaya a inhibir la inversión. Al contrario, seguimos teniendo todavía varias inversiones por anunciarse. Algunas tal vez puedan concretarse en este periodo y otras en los primeros meses y durante el primer año del próximo gobierno”, opinó. Ferrari añadió, en entrevista con Notimex, que “si se efectúan este tipo de inversiones, si se materializan, esa es la finalidad del decreto. Si se materializa, no tendría por qué afectarle a nadie”. En el marco de las negociaciones del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés), realizadas en Los Cabos, Baja California Sur, el exdirector de ProMéxico recalcó que la empresa japonesa Toyota debe acatar las disposiciones del gobierno. “Es indispensable para la economía nacional que se responda a la petición del gobierno formulada desde hace tiempo y que desafortunadamente no hemos visto su cumplimiento”, acotó el funcionario. La semana pasada, Ferrari comentó que con la modificación del decreto automotriz se pretende dar el mismo trato a todas las empresas armadoras en el país, ya que hay muchas compañías que realizan inversiones multimillonarias, y hay otras, como Toyota que incumple sus compromisos en esta materia. Pero el conflicto fue más allá, en días pasados, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) consideró la posibilidad de interponer algún recurso legal en contra de la posible modificación al decreto automotriz. Hoy la SE aclaró que lo único que hizo “fue actuar en consecuencia ante el incumplimiento de la armadora (Toyota) en cuanto a su monto de inversión, pero si se realizan sus inversiones, esto –las modificaciones– quedarían sin ningún efecto”. La víspera, Toyota anunció que en el verano de 2015 comenzará la producción de un vehículo subcompacto en la planta de Mazda de México, con la fabricación de unas 50 mil unidades que serán comercializadas en Norteamérica. Sin embargo, el decreto automotriz advierte que sólo las firmas fabricantes de vehículos con un volumen de producción de cien mil unidades anuales obtendrán su registro como armadoras en 2013 y 2014.  

Comentarios