Cumbre en Cádiz: Latinoamérica, tabla de salvación de Pymes españolas

sábado, 17 de noviembre de 2012
CÁDIZ (proceso.com.mx).- El secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, describió el encuentro de los 23 gobiernos iberoamericanos como “La Cumbre de las Pymes”, debido a la importancia que alcanzó el tema de la promoción e instalación de pequeñas y medianas empresas españolas en los países de América Latina, como mecanismo para ayudar a la recuperación del empleo. El presidente español, Mariano Rajoy, anfitrión de la cumbre, recordó que esto se debe al proceso de recesión que viven los países europeos y el notable crecimiento y estabilidad de la economía en las naciones de América Latina. Por esta razón, “la Cumbre de Cádiz, que tiene un marcado acento en los temas económicos, sirve de inicio para relanzar la relación de España y Portugal con los países de América Latina”. En la declaración de Cádiz, llamado así el documento de conclusiones de la XXII Cumbre Iberoamericana, se reconoció la relevancia de la micro, pequeña y mediana empresa para el desarrollo, sostenibilidad y recuperación del empleo y para potenciar las economías. Se reconoció su contribución al crecimiento económico y el fortalecimiento del tejido productivo. Los presidentes y representantes de los 23 países participantes acordaron mejorar el acceso al crédito y a los servicios financieros de estas empresas, a través de alianzas público-privadas, con el fin de incrementar su productividad y su competitividad, así como su internacionalización y el acceso a la innovación tecnológica. Se acordó la creación de nuevas empresas a través de programas de emprendimiento juvenil, uno de los sectores más afectados por la falta de acceso al empleo, del establecimiento de condiciones favorables a la consecución del primer empleo, del fortalecimiento de la orientación vocacional y de la creación de empleo de calidad. También se decidió iniciar acciones para la promoción de Pymes que faciliten a las mujeres, jóvenes, población indígena, afrodescendientes y personas con discapacidad, la formación profesional, uso de nuevas tecnologías, con el fin de propiciar las condiciones que favorezcan la creación de empleo. La declaración de Cádiz también hizo hincapié en impulsar el ámbito de las infraestructuras para fomentar el intercambio y flujo comercial y el turismo entre los países de la región latinoamericana, pero también que beneficie a las comunidades más aisladas integrándolas a las redes de servicios básicos, la educación y la salud. El desarrollo de infraestructuras de transporte, energías tradicionales y renovables, telecomunicaciones y uso, protección y gestión del agua son los principales renglones que acordaron impulsar los jefes de gobierno asistentes a la cumbre. Para ello, Enrique Iglesias y el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy dieron a conocer que se sumaron algunas instituciones multilaterales y bilaterales de crédito que operan en América Latina –se refería al banco Interamericano de Desarrollo (BID) y a CAF— que garantizarán recursos a las economías menores y vulnerables de la región. En particular el BID pondrá a disposición de las infraestructuras en los países de América Latina línea de crédito por 420 millones de dólares, en tanto que CAF iniciará con montos de200 a300 millones de dólares.

Comentarios