Crece oposición a megaproyecto chino en Cancún

miércoles, 19 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) se sumó al rechazo del complejo comercial chino Dragon Mart, que se pretende construir en Cancún, Quintana Roo. Para el presidente del organismo, Sergio López de la Cerda, las prácticas a las que recurren los orientales son “desleales y están fuera de la ley”, amén de que –subrayó-- “la industria nacional sería afectada si se establece dicho centro, pues se vería desplazada por la entrada de productos chinos a México a precios más bajos que los que ofrece la industria nacional”. En rueda de prensa, el líder de la Canaive aseguró que del 2010 a la fecha el proyecto ha tenido entre seis y siete modificaciones. Comparó: “El Dragon Mart es como si ustedes permitieran que alguien que saben que no juega el juego limpio en la vida, lo invitan a que viva dentro de sus casa; no nos esperemos que los resultados sean favorables, podemos perder hasta la familia, es lo mismo.” El 23 de marzo del 2011 el gobernador Félix González Canto presentó el proyecto Dragon Mart, Cancún, el cual está planeado para ser el principal centro de exhibición y venta de productos chinos para América Latina y Estados Unidos. En la primera etapa se previó una inversión de 150 millones de dólares y la  generación de 5 mil empleos directos. Ese día también estuvo presente Hao Feng, presidente de Chinamex, consorcio internacional que propuso el proyecto. El “Dragon Mart” se desarrollará en una superficie de 8 mil 400 metros cuadrados; se prevé que esté a la altura de las grandes ferias de exposiciones, como las de Frankfurt, Milán, Barcelona y Tokio. Apenas el 23 de noviembre pasado, los representantes de las delegaciones del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Sur-Sureste del país se pronunciaron en contra del megaproyecto; y pidieron a los gobiernos federal y estatal dar marcha atrás, ya que “desplazará a las empresas mexicanas en su propio país, lo que agravará el desempleo, además de otros problemas económicos y sociales”. Por su parte, el gobierno federal aclaró que propondrá la revisión de los permisos federales implícitos en el plan, ante la preocupación expresada por las cúpulas empresariales del país y los posibles daños a la industria nacional. “He recibido comentarios críticos de las cúpulas empresariales. Vamos a proponer, en el contexto del análisis, la revisión, en gabinete del señor presidente, que se analicen los permisos federales que van implícitos en este proyecto”, señaló el titular de Economía (SE), Ildelfonso Guajardo. Ante la reacción de la SE, la Canaive destacó: “El planteamiento del secretario de Economía de hacer el análisis correspondiente es muy serio, es alguien que conoce a fondo el proyecto y seguramente va a buscar el análisis de fondo”. En el caso del gobierno de Quintana Roo, al secretario “le queda muy claro que se está cometiendo un error con esto y es probable que se reviertan los permisos y creo que se va a revertir al proyecto”. Hoy la Canaive manifestó su repudio a la instalación del complejo chino y propuso crear un frente de comercio latinoamericano: “Así como hablamos de los bloques asiáticos para la producción de ciertos productos vamos haciendo un bloque latinoamericano y que hagamos un Latin Mart de dentro hacia fuera, eso sí haría crecer a la región y generaría riqueza en los países de América Latina”.  

Comentarios