Calderón atentó contra empresas agroindustriales, acusa la Concamin

martes, 4 de diciembre de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) acusó al gobierno del expresidente Felipe Calderón de tomar medidas “unilaterales apresuradas y sin consulta” en materia de comercio exterior. “Al no cumplirse con el mandato de la ley, que estable un procedimiento de consulta previo a este tipo de decisiones, la desgravación unilateral representa un atentado contra el derecho de las empresas agroindustriales de contar con un grado mínimo de certeza jurídica que respalde sus proyectos de inversión que buscan generar valor agregado en México, desde el campo y hasta la mesa del consumidor”, señaló en un comunicado el organismo presidido por Francisco Funtanet. El presidente de la Comisión de Agroindustria y Pesca de la Concamin, Gregorio Gómez, detalló que el pasado 23 de noviembre la Secretaría de Economía (SE) publicó en el Diario Oficial de la Federación el decreto mediante el cual establece la desgravación de aranceles de 480 productos agroalimentarios e industriales. Señaló que no fue esa la primera vez que la dependencia, que entonces encabezada Bruno Ferrari, tomaba ese tipo de medidas. El pasado 17 de septiembre, la Concamin acusó a la SE de incumplir los acuerdos firmados con la cadena productiva de oleaginosas para beneficiar a países como Argentina y Brasil, al eliminar unilateralmente los aranceles en la importación de aceites comestibles. Ante los reclamos, Ferrari se limitó a contestar  “que digan misa”, y argumentó que tomaba medidas a favor de los consumidores. “No buscamos políticas proteccionistas, pero la indiscriminada apertura unilateral otorga concesiones a países que cuentan con esquemas de subsidios tanto a la producción como a la exportación de bienes agroalimentarios, en un entorno internacional en el que la Organización Mundial de Comercio no ha podido regular dichas prácticas desleales de comercio”, señaló la Concamin este martes. Y fue más allá al poner en tela de juicio las negociaciones del Acuerdo TransPacífico, del que México toma parte. “La desgravación unilateral es una política de apertura incongruente con el hecho de que el sector agroindustrial mexicano está entrando al Acuerdo Estratégico TransPacífico de Asociación Económica (TPP), y precisamente ahora, cuando inician las rondas negociadoras, se reduce la capacidad de negociación de México”, precisó. Por lo pronto, la Comisión de Agroindustria de la Concamin evalúa las implicaciones y el daño que representa la decisión del expresidente, a fin de tomar las acciones necesarias para amortiguar su impacto en la cadena de valor de los sectores agroindustriales. Además, solicitaron a las nuevas autoridades de la Secretaría de Economía que “tomen cartas en el asunto y privilegien el diálogo y la búsqueda de acuerdos para proteger a la planta productiva nacional y los empleos que ésta genera”.  

Comentarios