Con una inversión de 310 MDD, Pemex revivirá el sector naval de Galicia

viernes, 25 de mayo de 2012
MADRID (apro).- En México no se dijo una sola palabra, debido a la veda electoral, pero en Galicia la noticia se recibió con beneplácito: Petróleos Mexicanos (Pemex) inyectará casi 310 millones de dólares (250 millones de euros) en el rescate del sector naval de la ciudad española. La petrolera mexicana firmó un acuerdo con la Xunta de Galicia para la construcción de 14 remolcadores y la posibilidad de comprar un barco Flotel, lo que se traducirá en dos mil 500 empleos directos e indirectos y en 2.6 millones de horas de trabajo en un deprimido sector naval gallego. Así lo anunciaron el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel, quien reconoció que los astilleros gallegos son “más que reconocidos a nivel internacional por la calidad” de trabajo. En abril pasado, durante el primer viaje oficial del presidente español Mariano Rajoy a México, se iniciaron los primeros contactos y se firmó un “principio de acuerdo”, que ayer vio la luz. De acuerdo con Alberto Núñez Feijóo, esta “alianza estratégica” es “una de las mejores noticias en el ámbito de la economía y el empleo de los últimos tiempos”. Opinó que el acuerdo con Pemex se traduce en dar “esperanza” para los astilleros privados “y, en su caso, para el astillero público”. Rajoy planteó a Felipe Calderón que hubiera inversiones mexicanas en España, en momentos en que el país europeo atraviesa por una de sus peores crisis económicas y financieras, que lo mantienen en recesión y ante la amenaza de una posible intervención en su economía de la “troika” (FMI, Banco Mundial y Banco Central Europeo). El acuerdo se da a nueve meses de que Pemex sufriera una de las peores ofensivas por su pretensión de tener un mayor protagonismo en la petrolera española Repsol. Actores políticos como el expresidente español Felipe González reprocharon a México sus pretensiones y Repsol inició una ofensiva criticando que la paraestatal mexicana pretendía arrebatar la “españolidad” de la petrolera privada. Incluso el hoy ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, llegó a declarar: “No nos gusta” que empresas gubernamentales inviertan “en nuestras empresas españolas”. Este nuevo acuerdo entre Pemex y la Xunta incluye la construcción de 14 remolcadores, siete de ellos en Galicia, mediante la colaboración con astilleros mexicanos. También se contempla la posibilidad de que la petrolera mexicana adquiera un barco Flotel y que establezca una “base operativa” en el puerto exterior de Coruña, algo que Núñez Feijóo calificó como una “gran oportunidad”. Suárez Coppel –quien se desplazó este jueves a Santiago de Compostela, donde se firmó el convenio– dijo que el acuerdo supone “poder decir a un sector que lo está pasando mal, que tiene presente y que tiene futuro”.

Comentarios