Mayoristas culpan a Ferrari por huevo caro y por aplicar cacería de brujas

jueves, 30 de agosto de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- Empresarios de la industria del pan, abarrotes y mercados mayoristas aseguraron que el secretario de Economía (SE), Bruno Ferrari, aplica “una política de cacería de brujas” contra los pequeños y medianos comerciantes para justificar el deficiente manejo del problema por la carestía de huevo. En rueda de prensa, el director para América de la Unión Mundial de Mercados Mayoristas, Alfredo Neme Martínez, señaló que, de entrada, el gobierno federal no supo prevenir el encarecimiento del alimento básico, luego de detectar el virus de influenza aviar en unas 10 millones de aves. “Si el secretario de Economía sabía que iban a sacrificar más de 10 millones de gallinas, debieron haber previsto la burbuja de carencia, pues cada gallina pone más de 350 huevos al año, un sólo millón de ellas son 350 millones (de huevos), así que estamos hablando de 3 mil 500 millones de huevos sin producir”, explicó. Neme Martínez estuvo acompañado de Leopoldo González, vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora y Similares de México; e Iñaki Landáburu Llaguno, director general de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas. Los empresarios coincidieron en que el problema de encarecimiento y desabasto de huevo se le escapó de las manos al gobierno. De hecho, alertaron incrementos en el pan, así como la probabilidad de un cierre masivo de tiendas de abarrotes y panificadoras que, a su vez, dejarían sin empleo a miles de personas, durante los próximos meses. De acuerdo con los representantes de la industria del pan y de los comercios abarroteros, la SE debe redefinir sus políticas públicas en donde se inserte a comerciantes y productores de alimentos, “ya que estos sectores son fundamentales para la sociedad y en especial el comercio mediano y pequeño”. Este sector representa 800 mil millones de pesos para el mercado interno, así como unos 2 millones 700 mil empleos;  en contraste, las grandes cadenas comerciales apenas generan 700 mil empleos. La semana pasada, Bruno Ferrari firmó un convenio con la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), en el que se acordó que este tipo de comercios bajarían el precio del huevo (en sus presentaciones de canastillas de 12 ó 18 piezas) a un rango de 22 a 28 pesos. Ese día, el funcionario federal advirtió a las tiendas de abarrotes y mayoristas que quien eleve los precios del kilogramo de huevo, serán sancionados con multas de 60 mil pesos o hasta con cárcel. Ante estas amenazas, la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (Canacope) anunció el pasado 27 de agosto que sus agremiados dejarán de vender huevo hasta que el precio del producto se estabilice. Hoy, los empresarios del pan y abarroteros sentenciaron que Economía “aplica una política de cacería de brujas en contra de los pequeños y medianos comerciantes para justificar sus mentiras”. Para Leopoldo González, vicepresidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora y Similares de México, la industria del pan entrará en una crisis ante el incremento del trigo, el cual subió 25%; junto con el aumento del 100% del huevo y el 50 por ciento en la nuez. “Como resultado de este panorama, más del 50% de las panificadoras han desaparecido y la industria panificadora (20 mil en el país) sólo está aguantando los precios de los insumos para tratar de llegar así hasta principios de 2013, cuando se tendría que dar un aumento de entre el 10 y el 15% en el producto final”, alertó González. Por su parte, Iñaki Landáburu Llaguno, de la Asociación Nacional de Abarroteros Mayoristas, dio a conocer que los 630 mil puntos de venta de pequeñas y medianas misceláneas se enfrentan a la carestía en la que no tienen forma de defensa, “toda vez que no hay una Ley Federal de Competencia y Buenas Prácticas Comerciales que les permitan enfrentar en precios a las grandes cadenas comerciales”. En este contexto, Ferrari reconoció el pasado martes que desconoce cuándo se estabilizará el precio del huevo: “No tengo bola de cristal para saber cuándo (bajará el precio del huevo), espero que sea en las próximas semanas. Esto se está arreglando poco a poco, porque es la primera vez que ocurre en nuestro país. Esto debe tener un orden”.

Comentarios