Industriales se suman al clamor contra el impuesto antichatarra

miércoles, 23 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El sector industrial del país se sumó a las voces en contra de los nuevos impuestos planteados en la reforma hacendaria, impulsada por el gobierno federal. Al dar a conocer el documento Pulso Industrial, la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) señaló que en el siguiente año los esfuerzos deben ser enfocados al motor interno de la economía, eliminando impuestos como los planteados en la reforma que ahora está en el terreno del Senado para su aprobación. “Debemos concentrar nuestros recursos y esfuerzos en el motor interno, es decir, en el mercado nacional, eliminando disposiciones como el impuesto a los alimentos con cierta densidad calórica que inhiben la inversión, el empleo y la producción, pues dañan injustificadamente la operación de empresas y la conservación de fuentes de trabajo”. De acuerdo con la Secretaría de Hacienda (SHCP), la reforma establece un IEPS de 5% aplicable a un grupo de alimentos no básicos con una densidad calórica de 275 kilocalorías o más por cada 100 gramos (botanas, confitería, productos derivados del cacao, flanes y pudines, dulces de fruta y hortalizas, cremas de cacahuate y avellanas, dulces de leche, alimentos preparados a base de cereales y helados, nieves y paletas de hielo). Lo anterior con el objetivo de combatir la obesidad, enfermedad en la que México ocupa los primeros lugares a nivel mundial. Para el organismo presidido por Francisco Funtanet Mange, la solución no está en establecer gravámenes, en un contexto donde la economía nacional atraviesa por un largo periodo de desaceleración que “en el caso del sector fabril, se ha convertido en el más difícil periodo de los últimos años”. Por otra parte, señaló que la definición del presupuesto de egresos 2014, su estructura y calendario de ejecución serán vitales para la reactivación del mercado nacional y la revitalización de la planta productiva. “En tal sentido, el ejercicio oportuno del gasto público será vital para impulsar la reactivación de la economía. La eficiencia gubernamental estará a prueba en el 2014”, aseguró la Concamin. Hacia adelante, la situación económica en el exterior no pinta bien, y como consecuencia, en México tampoco. Según el análisis del sector industrial el crecimiento de la economía y el comercio siguen dominados por la desaceleración, es por ello que se ajustaron a  la baja los pronósticos de crecimiento de las economías avanzadas y emergentes. Además en 2014 no habrá un repunte generalizado ni acelerado de la actividad económica; y no estamos exentos de episodios de volatilidad e incertidumbre en los mercados financieros. La Concamin mencionó seis factores que ensombrecen el panorama de la economía mundial: El encarecimiento de materias primas en los mercados internacionales, particularmente alimentos, petróleo y derivados; el debilitamiento del consumo y el empleo en Estados Unidos; el adormecimiento de su actividad manufacturera; el incremento de la aversión al riesgo en los mercados financieros; los déficits presupuestales en algunas de las economías más importantes del mundo; la persistencia del desempleo y el subempleo, complican el panorama de países como México, que dependen en alto grado de lo que ocurre en el ámbito internacional. Lo anterior complica el panorama de la economía mexicana y explica, en parte, por qué la producción fabril continúa mostrando números negativos.  

Comentarios