Refresqueras y organizaciones disputan ahora el voto de senadores

miércoles, 23 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- En otro intento por revertir el gravamen a las bebidas azucaradas, industriales del ramo afirmaron que el gobierno federal planea destinar al combate a la obesidad en 2014 sólo 326 millones de pesos de los 12 mil 500 millones que pretende recaudar con ese impuesto, es decir, el 2.6%. A través de un desplegado, la Cámara Nacional de las Industrias Azucarera y Alcoholera, la Industria Refresquera Mexicana y la Alianza Nacional de Pequeños Comercios (Anpec), entre otras organizaciones, pidieron a los senadores votar en contra del impuesto a refrescos que, insistieron, es sólo una medida recaudatoria que no resuelve el problema de la obesidad. “Esta es sólo una medida recaudatoria que no resuelve el problema de la obesidad”, señalan en su desplegado. Además, los industriales señalaron que el impuesto a las bebidas azucaradas es “regresivo” porque impacta a los que menos tienen; “discriminatorio” porque sataniza un producto; “desproporcionado” porque el consumidor pagará 35% de carga fiscal por cada refresco. Asimismo, indicaron, es “inequitativo” porque le da un tratamiento distinto y gravoso a un solo producto; “distorsionador” porque afecta a los productos de menor precio; “injustificado” puesto que el refresco ya paga 20 mil millones de pesos de IVA y esos recursos no se han destinado al combate a la obesidad. Finalmente califican el impuesto de “incongruente” con los objetivos de la reforma fiscal, pues “frena el crecimiento, genera desempleo e inhibe la inversión”. El lado de las ONG Las organizaciones en pro de la salud, la Alianza por la Salud Alimentaria y Contrapeso conminaron a los senadores a repetir el voto aprobatorio de los diputados a favor del impuesto a bebidas azucaradas. “Senadores ¿de qué lado están?”, cuestionaron ambas organizaciones en desplegados separados. Además, Contrapeso hizo una relación de quiénes apoyan el gravamen y quiénes no. A favor, mencionaron al presidente Enrique Peña Nieto, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray; la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS); la Cámara de Diputados, organizaciones no gubernamentales; el Instituto Nacional de la Salud Pública (INSP) y “todos los mexicanos preocupados por su salud”. En contra del gravamen, señaló Contrapeso, están “diversas voces que en realidad son una sola y que no dan la cara: La industria refresquera que ve por sus intereses y no le importa ‘NADA’ la salud de los mexicanos”.

Comentarios