Entre nubarrones, Banxico presume leve mejoría económica

viernes, 6 de diciembre de 2013
MÉXICO, DF, (apro).- El Banco de México (Banxico) aseguró que la economía mexicana volvió a la senda del crecimiento durante el tercer trimestre del año, impulsada por el motor externo. Al dar a conocer el Anuncio de Política Monetaria, mediante la cual la institución encabezada por Agustín Carstens decidió mantener en 3.5% el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día; el banco central señaló: “La actividad económica en México regresó al crecimiento en el tercer trimestre de 2013. Este desempeño fue reflejo principalmente de un mayor dinamismo de las exportaciones, ya que la demanda interna continúa registrando señales mixtas”. Es decir, no todo es miel sobre hojuelas. De acuerdo con el comunicado, los indicadores del consumo privado y de la inversión (en particular del sector construcción) no muestran señales claras de recuperación. Por su parte, el gasto del gobierno se ha acelerado, y el subejercicio acumulado a octubre desapareció. Adicionalmente, no se han presentado nuevos problemas de abasto de gas natural. A pesar del incipiente repunte que ha comenzado a registrar la actividad económica, prevalece un considerable grado de holgura en el mercado laboral y en la economía en su conjunto. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) la demanda del mercado estadounidense provocó las exportaciones de bienes y servicios sumaran un valor de 35 mil 88 millones de dólares en octubre pasado, cerca de 3.4% más que en igual mes del 2012. Hoy el Banxico aseguró que en el vecino país del norte, en la actividad económica sigue registrando una recuperación como resultado del fortalecimiento gradual de la demanda privada y del desvanecimiento de los efectos de la contracción fiscal registrada al inicio del año. Sin embargo, se anticipa que en los siguientes meses prevalezca en los mercados financieros internacionales la incertidumbre asociada a las discusiones en torno a las políticas monetaria y fiscal en ese país. Por su parte, en la zona del euro la recuperación económica continúa siendo débil. Ello, aunado a una reducción en la inflación, dio lugar a que el Banco Central Europeo (BCE) adoptara una política monetaria más laxa. En tanto que el crecimiento de las economías emergentes se ha moderado, en algunos casos debido a vulnerabilidades macroeconómicas. El futuro para México es aún incierto ya que el crecimiento económico se encuentra sujeta a riesgos como las afectaciones que la volatilidad en los mercados financieros internacionales dejarían en el financiamiento externo al país, lo que junto al incremento previsto en los requerimientos financieros del sector público, podrían resultar en menos recursos para el financiamiento al sector privado. Asimismo, podría observarse un crecimiento menor que el anticipado en la economía de Estados Unidos. El Banco de México puso la fe en las llamadas reformas estructurales: “En sentido opuesto, si las reformas estructurales que están discutiéndose en el Congreso se aprueban, tienen un amplio alcance y se implementan adecuada y oportunamente en conjunto con el resto de reformas ya aprobadas, el crecimiento económico en nuestro país podría acelerarse sin generar presiones inflacionarias”.

Comentarios