Avala UNIMOSS apertura de Pemex, sin que el Estado pierda rectoría

lunes, 18 de marzo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Integrantes de la Unión Nacional Integradora de Organizaciones Solidarias y Economía Social (UNIMOSS) se pronunciaron a favor de la apertura de Petróleos Mexicanos a la inversión privada, pero sin que el Estado pierda la rectoría. Javier López Macías, representante de dicha organización, explicó que actualmente el 30% de la planta productiva de la paraestatal se encuentra ociosa, ocasionando con ello que México tenga que importar el 55% de los nueve millones de toneladas de fertilizantes anuales que demanda el agro nacional. En promedio, dijo, los precios internacionales de fertilizantes es de 500 dólares la tonelada, tarifa que a su juicio resulta inalcanzable para los pequeños y medianos productores. Esto, dijo, origina que solo el 80% de la superficie de riego utilice estos insumos mientras que la tierra de temporal no llega a 50%. De acuerdo a la Asociación Nacional de Comercializadores de Fertilizantes, el valor del mercado de fertilizantes en México, es de mil 750 millones de dólares. Actualmente, el país importa el 55% de los fertilizantes que demanda el mercado interno, mientras que el restante 45% es abastecido por producción nacional. La región sur del país es la que menos fertilizantes utiliza, mientras que 10 estados en el país son los que concentran la mayor superficie de riego y el 66.2% de la superficie fertilizada, algunos, como  Jalisco, tiene el 10.4%; Sinaloa, el 10.2% y Zacatecas el 7.1%. Para el dirigente, lo más dramático, es que en el caso del maíz, el costo por fertilización llega a representar entre el 19% y el 24% del cultivo total, lo que propicia que muchos productores dejen sin fertilizar su parcela y con ello se reduce el rendimiento de producción por hectárea y disminuyendo la producción nacional. Recordó que recientemente fue descubierto un yacimiento de amoniaco,  por lo que indicó que habría que explotarlo con el fin de que México logre abaratar el costo de este insumo agrícola. Sin embargo, para que sea redituable para el país, el amoniaco deberá de quedarse en México y no enviarse a otra nación, de en donde luego, es exportado como fertilizante pero a un costo muy elevado. Asimismo, señaló que, a pesar de que México es un país productor de petróleo, lamentablemente es altamente dependiente de los subproductos del denominado “oro negro”, como la gasolina, el diesel, el gas natural y los fertilizantes, lo que obliga, al sector agrícola, a importar. Por ello, López Macías, consideró necesario potencializar la petroquímica secundaria que es de donde provienen los fertilizantes, con el fin de cerrarle la puerta a la importación, evitar el encarecimiento de los fertilizantes y por ende el de los productos agrícolas, esto, si en verdad se quiere logar soberanía alimentaria. Al hacer un análisis de capacidad productiva de Pemex, así como de una posible reforma para permitir la inversión privada en la paraestatal, insistió en que éstas deben contemplar el ofertar insumos agrícolas a bajo precio al productor rural, como en el caso de los fosfatos. “El tener fertilizantes a bajo precio se podría dar valor agregado a la producción del campo y reducir el costo de lo que paga el consumidor en un 43%. “Por lo pronto, sería importante que no se perdiera la rectoría en la producción del petróleo y sus derivados, así como evitar ubicarlos en el mercado de la especulación como en su momento sucedió con Fertilizantes Mexicanos (Fertimex)”. El dirigente de la UNIMOSS consideró que la inversión privada es positiva, siempre y cuando permita reactivar la producción y el empleo en el país, sin perder la tutela del mismo. Incluso, explicó, que se podría potencializar la Cruzada Nacional contra el Hambre, ya que al reactivar a los productores incluyendo insumos a bajo precio se lograría fortalecer la cadena alimentaria y garantizar la proveeduría nacional, además de alcanzar cultivos agrícolas para la producción de biocombustibles, como sucede con el maíz amarillo, la jatrofa, la cebada y la canola, entre otros. El fin de la reforma energética que ellos apoyarían es impulsar la capacidad productiva en materia de refinación: “Es de suma importancia que el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto contemple el impulso de la producción de fertilizantes como urea, amoniaco, fosfatos y nitratos, para que éstos lleguen a bajo costo a los productores del campo”, insistió.

Comentarios