Importa México el 50% de los productos que consume, alertan

lunes, 1 de abril de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El país vive una “profunda crisis alimentaria”, advirtió Cecilia García, directora general de la Asociación Anauatlali Pro Derechos de la Propiedad Rural, al asegurar que actualmente se importan cerca de 50% de los productos comestibles mismos que, alertó, muchas veces están contaminados con transgénicos. Puso como ejemplo el caso del maíz, la base de la alimentación de los mexicanos,  cuya producción nacional aumentó 22.2% entre 1985 y 2011, al pasar de 14.1 millones de toneladas a 17.2 millones, de acuerdo con cifras divulgadas por académicos de la Universidad Obrera de México (UOM). La responsable de la ONG puntualizó que mientras el consumo aparente del grano se incrementó 56.7%, al pasar de 17.1 millones de toneladas a 26.8 millones, el déficit de la producción interna se cubrió con importaciones que crecieron 216.5%, esto es, de 3 millones a 9.6 millones de toneladas en el periodo de referencia. Y en lo que se refiere al precio de este comestible en forma de tortilla al consumidor final, éste se disparó en mil 364%, al cotizarse de 0.75 centavos el kilogramo en 1994, a 10.98 pesos en 2012. Por lo anterior, insistió, es que se deben efectuar acciones específicas en los 190 municipios en los que se concentra la mitad de la población en situación de pobreza extrema, de acuerdo con reportes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Además, la representante de la ONG consideró necesario restablecer cultivos originarios que cierren el crecimiento del hambre entre los más de 24 millones de campesinos e indígenas. Incluso, hizo un llamado al gobierno federal para que las secretarías de Agricultura, Desarrollo Social (Sedesol) y Desarrollo Agrario (Sedatu) fortalezcan y apoyen a los 3.5 millones de pequeños productores del país, así como los circuitos de producción y consumo a nivel local, ya que la recuperación de cultivos tradicionales desempeña un papel clave en la reducción del hambre. “México requiere ser un país sin crisis alimentaria y sostenible, entonces, en el marco de la Cruzada Nacional contra el Hambre y de los acuerdos que se alcancen en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, la mujer campesina e indígena ubicada en el rubro de pequeña productora debe ser pilar de la producción alimentaria interna ante una realidad que indica importación de alimentos por arriba de 50%”, sostuvo Cecilia García. En el país, abundó, actualmente existe una pérdida de la diversidad alimentaria, ya que ésta se centra en unos cuantos cultivos con impacto severo sobre el medio ambiente, derivado del uso intensivo de productos químicos como son los casos de granos básicos en el norte del país, donde la tierra ha agotado su ciclo productivo. Las autoridades, acotó, deben mirar hacia entidades como Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Guerrero y Tabasco, entre otras, donde además de riqueza natural por su biodiversidad es posible aplicar el cultivo y la comercialización de alimentos tradicionales. “No se puede olvidar que en el sur del país se concentra el mayor número de los más de 24 millones de pobres, quienes reclaman ser productivos en sus tierras de origen y requieren infraestructura, además de crédito para producir, pues tienen mercados locales subutilizados. “Es momento de redescubrir sabores perdidos e identificar otros nuevos y ello lo pueden otorgar los agricultores pobres, tal como lo recomienda la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura”, concluyó.

Comentarios