Alertan empresarios por 'precarización' del empleo y el salario

lunes, 29 de abril de 2013
MÉXICO, DF (apro).- El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) alertó sobre la ‘precarización’ del empleo y los salarios en México, así como por la brecha cada vez más profunda de desigualdad. A unas horas de que se conmemore el Día del Trabajo, el organismo presidido por Gerardo Gutiérrez Candiani señaló que “la precarización del empleo se mantiene como problema grave, sobre todo cuando se observa el nivel salarial prevaleciente”. Como muestra dio las siguientes cifras: En 2012 el número de trabajadores que percibe hasta tres salarios mínimos al mes se incrementó en cerca de un millón de personas, pero el de los que ganan por encima de tres salarios mínimos se redujo en más de 400 mil. En otras palabras, son más los que reciben menos ingresos por su trabajo. Sin embargo, la cúpula empresarial asoció la precarización de los salarios a la baja productividad de la plantilla laboral en México. El CCE afirmó que el nivel y la masa salarial de México se han estancado en gran parte porque no ha crecido la productividad como conjunto. De hecho, precisó que en el último medio siglo el crecimiento acumulado de la productividad de China en relación con Estados Unidos fue de más de 200%, comparado con nuestra caída de más de 30%. “Esto explica en gran medida por qué los salarios en ese país ya han superado a los nuestros”, justificó el CEE. Luego agregó que el reto “es acortar la brecha de la dualidad que hoy tenemos, entre un sector altamente competitivo, ligado al mercado externo y responsable de dos tercios del crecimiento nacional, y el de millones de establecimientos económicos de baja productividad y pocos recursos para desarrollarse”. Eso sí, la clase empresarial puso la esperanza en la reforma laboral, aprobada a finales del año pasado, la cual fue repudiada por los sindicatos y cuestionada por buena parte de académicos y especialistas en el tema. El CCE señaló que “tenemos que asegurarnos de alcanzar la meta de un millón de empleos formales al año y abrir las oportunidades que necesitan los jóvenes, haciendo efectivo el potencial de la reforma laboral”. También señaló que “esta reforma fue un gran paso que progresivamente dará mayor eficiencia y profundidad al mercado de trabajo. Hoy México tiene un marco jurídico competitivo en la materia y se han eliminado muchas de las trabas que inhibían inversiones y la creación de más empleos”. Para Gutiérrez Candiani, esta reforma puede contribuir con unos 300 mil empleos formales en los próximos cinco años, adicionales al promedio anual, lo que implica alcanzar la cuota mínima indispensable de plazas para empatar el paso de la Población Económicamente Activa (PEA). El organismo cúpula también enfatizó los niveles de informalidad que absorben a 6 de cada 10 mexicanos ocupados, y aseguró que la mitad de los establecimientos económicos que operan en México se desenvuelven en esas condiciones. No obstante, acotó, “hay más trabajadores con acceso a instituciones de salud y, aunque siguió creciendo la informalidad, el aumento de la ocupación formal del año pasado fue poco más de tres veces mayor al del informal”. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el país unas 29 millones de personas laboran sin salarios fijos, seguridad social ni prestaciones laborales; mientras que sólo poco más de 16 millones están en la formalidad. Para el CCE, el mercado laboral tiene un panorama mixto, “por un lado, en el primer trimestre se registraron al IMSS 126 mil empleos menos que en el mismo lapso del año pasado, pero por otro, el porcentaje de trabajadores permanentes inscritos ha mantenido una tendencia al alza”. Lo cierto es que la reforma laboral no alcanzará los objetivos de crear un mayor número de plazas ni mejores condiciones de trabajo, ya que necesita apoyarse en el crecimiento de otros sectores. “Para garantizar esta proyección, hay que decidirnos a activar los grandes motores de crecimiento que tenemos disponibles: relanzar el mercado interno, política industrial efectiva, reformas de amplio potencial, como la energética y la hacendaria. Asimismo, vale la pena reactivar los programas de estímulos al empleo, con las mejoras necesarias para que funcionen”, agregó.  

Comentarios