Dice Carstens que alzas en alimentos son "choques temporales"

martes, 7 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de que durante la primera quincena de abril la inflación alcanzara su punto más alto en lo que va del año (4.71%), el gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, aseguró que el alza de precios registrada en los productos agropecuarios será de carácter transitorio. Al participar en la 23 Convención de Aseguradores de México, Carstens dijo que lo anterior no tiene impacto sobre el resto de los precios ni afecta la dinámica inflacionaria. “Pensamos que esos choques, por factores sanitarios que afectan al huevo, o climáticos, que repercuten en los precios de frutas y verduras, son transitorios y no vemos que tengan un impacto sobre el resto de los precios en la economía, ni están afectando la dinámica inflacionaria”, señaló ante funcionarios, directivos y académicos en la convención realizada en el Centro Banamex. Sin embargo, la inflación se encuentra fuera del rango propuesto por el banco central, que equivale al 3% (+/- un punto porcentual), ya que en marzo el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) cerró en 4.25%, mientras que en los primeros 15 días de abril se ubicó en una tasa anualizada de 4.71%. Ante estos hechos, el titular del Banxico adelantó que los incrementos en precios puedan revertirse y que la inflación regrese a un nivel inferior a 4%, mientras que en el medio plazo siga su trayectoria hacia el objetivo permanente de 3%. Carstens presumió que la institución encargada de la política monetaria ha tenido un avance importante a través de los años en reducir de manera estructural las presiones inflacionarias. Sin embargo, reconoció que “en el corto plazo se nos ha complicado por choques temporales que deberían disiparse y, por lo mismo, Banxico se mantendrá vigilante al respecto”. Por otra parte, el exsecretario de Hacienda señaló que la economía mexicana puede lograr un crecimiento superior a 6% en los próximos años con el impulso de las reformas estructurales. De hecho, resaltó que la mesa está puesta para que el Producto Interno Bruto (PIB) se expanda ante un entorno internacional que avanza a paso lento. “Esta meta es alcanzable y debemos concentrarnos en las reformas estructurales, las cuales se reflejan en más empleos y abatimiento de la pobreza. Hay que generar crecimiento desde adentro y la única forma de hacerlo es siendo más competitivo”. Sobre la entrada masiva de flujos de capitales y su eventual salida (capitales golondrinos), Agustín Carstens aseguró que no afectaría demasiado las finanzas públicas ya que se cuenta con un elevado nivel de reservas internacionales (168 mil millones de dólares), reforzado con una línea de crédito flexible (equivalente a 73 mil millones de dólares), además de “una deuda pública bien estructurada que da seguridad para enfrentar una reversión de estos flujos”. El gobernador del Banco de México explicó que realizar las reformas estructurales, preservar la estabilidad del país y reducir los riesgos de la inflación será la diferencia en el momento en que se reviertan los flujos de capitales. Advirtió que es necesario que no se vayan generando vulnerabilidades a través de los influjos de capital.

Comentarios