Tras anuncio de reforma financiera, sube calificación crediticia de México

miércoles, 8 de mayo de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Por sus sólidos fundamentos macroeconómicos, equilibrios financieros, baja inflación y el “compromiso de la clase política” de aprobar las reformas estructurales, la agencia Fitch Ratings incrementó la calificación crediticia de México. Mediante un comunicado, la agencia con sede en Nueva York, subió este miércoles la calificación del país de largo plazo en moneda extranjera de “BBB” a “BBB+”. En otras palabras, con la nueva calificación, Fitch atribuye a México “un riesgo moderado de incumplimiento en relación a otros emisores u obligaciones. Sin embargo, los cambios en circunstancias o condiciones económicas tienen más probabilidades de afectar la capacidad de pago oportuno que en el caso de los compromisos financieros que poseen una calificación más alta”. Horas después de que el ejecutivo anunciara la reforma financiera, en el marco del Pacto por México, celebrado en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, el país obtuvo una mejora en su calificación crediticia. De hecho, Fitch resaltó que “la nueva administración de Peña Nieto ha revitalizado el momento para realizar reformas y se han  aprobado algunas otras que se habían rezagado por varios años”. Fitch también puso el dedo en el Pacto por México, al cual definió como “la alianza  multipartidista en una amplia agenda ha sido fundamental para logar el éxito hasta el momento. La  exitosa aprobación de las reformas ya aprobadas y las que encuentran en proceso, deberán impulsar el crecimiento del país al mediano plazo, promoviendo la competencia y el crecimiento en las inversiones”. Sin embargo, Fitch Ratings no pasó de largo los rezagos prevalecientes en la economía mexicana como un bajo nivel de intermediación financiera y un elevado índice de violencia, los cuales continúan siendo un impedimento para implementar la tasa de crecimiento potencial del país. No sólo eso, también continúa una base de ingresos estrecha, significativa dependencia de los ingresos petroleros, y una acotada flexibilidad fiscal por bajas reservas fiscales. Pese estas limitantes, por las que México no puede incrementar su calificación crediticia, la agencia estadounidense puso la esperanza en las reformas estructurales. “Las propuestas para futuras reformas económicas son favorables… Hay suficiente compromiso político para que se cumpla con la agenda pendiente, que incluye reformas fiscales y energéticas, las cuales serán discutidas en la segunda mitad del 2013”, acotó. Después abundó que “la diversificación en la base productiva petrolera produce los riesgos de una caída de los volúmenes de producción en el futuro. Mientra que el incremento en la violencia relacionada con el narcotráfico se ha contenido con una tasa de homicidios relacionados que muestra una notoria reducción en los meses recientes”. En el escenario internacional, el país queda dibujado por Fitch, de la siguiente manera: “La resistencia de México en un entorno externo relativamente débil, que incluye la lenta recuperación de Estados Unidos, su principal socio comercial. A pesar del débil desempeño de Estados Unidos, México ha presentado un crecimiento promedio en los últimos 3 años de 4.5% en 2012”. Según la institución crediticia, esta resistencia se apoya en los ajustes prudentes de las macro políticas, las cuales han  apuntalado el balance externo e interno, una baja inflación, incremento en la competitividad del  costo de mano de obra; así como una recuperación de la demanda doméstica y un crecimiento en  el crédito. Para el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens la nueva calificación del país “es un reconocimiento del buen desempeño y las buenas señales que hemos estado mandando, se fortalece el marco macroeconómico, el abatimiento de la inflación y el hecho de que el gobierno volvió al equilibrio fiscal”. El funcionario agregó en rueda de prensa con motivo del Informe de Inflación correspondiente al primer trimestre del 2013, que “el hecho de que se esté contemplando hacia delante la reforma fiscal, sistema financiero sano y capacidad de contribuir al crecimiento, también con la reforma financiera”.

Comentarios