Entorno macroeconómico "es sano": subsecretario de Hacienda

miércoles, 26 de junio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Pese a la desaceleración económica registrada en el primer trimestre del año (un crecimiento de 0.8%), el subsecretario de Hacienda, Fernando Aportela, señaló que el entorno macroeconómico del país “es sano”. Pese a que algunos indicadores macroeconómicos que hoy vive México son los peores desde que estalló el crack financiero de 2008-2009, el funcionario aseguró que “lo peor de la crisis ya pasó”. Al participar en el Foro de Competitividad Financiera, organizado por la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), el funcionario federal señaló que la banca juega un papel preponderante en el crecimiento económico de México, sin embargo, no ha sido el óptimo. Aportela dijo que de 1997 al 2012, el crédito al sector privado se ubicó en 20.8%, como proporción del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que el crecimiento de la economía sólo alcanzó 3%. Aun así, el subsecretario se mostró optimista. Los contrastes La percepción de Fernando Aportela contrasta con la de los especialistas, quienes alertan de un estancamiento de la economía mexicana, como es el caso del Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas (IMEF). La semana pasada, este organismo sentenció que “es necesario que el gobierno tome acciones para reactivar la economía, ya que en realidad está estancada y sin crecimiento alguno”. Agregó que el bajo nivel en la creación de plazas laborales formales durante mayo, equivalentes a siete mil trabajos, “no nos debe sorprender”, luego de que el Instituto Mexicano del Seguro Social reportara 6 mil 926 nuevos empleos formales, el menor nivel en el mismo periodo desde 2009. Y los indicadores macroeconómicos tampoco favorecen mucho al optimismo del funcionario federal. Apenas hoy, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó que las exportaciones retrocedieron 0.9% en mayo; mientras que en abril, el Indicador Global de la Actividad Económica creció 4.6% anual, sin embargo, este resultado “refleja en gran medida el efecto favorable del calendario de Semana Santa, que implicó un mayor número de días laborables en abril en comparación con un año antes”, según los analistas. Pero hay más: la inflación sigue por arriba del rango propuesto por el Banco de México que es del 3% (+/- un punto porcentual); luego de que en la primera quincena de junio registrara una tasa anual de 4.24%, mientras que los riesgos están latentes en los precios de algunos productos como los agropecuarios. No se diga del desempleo que ronda el 5% de la Población Económicamente Activa (PEA) y de la informalidad donde se encuentran seis de cada 10 mexicanos. Por su parte, el subgobernador del Banco de México (Banxico), Manuel Sánchez, aseguró que la débil actividad económica y el aumento de la inflación son transitorios. Al realizar una presentación en el Seminario Adam Smith, en Schloss Spiez, Suiza, el funcionario del banco central reconoció que la economía mexicana ha mostrado signos de desaceleración reflejando el estancamiento de la industria, principalmente en las manufactureras. Agregó que la mayoría de los indicadores adelantados aún sugieren que el desempeño económico puede mejorar en el futuro cercano, ya que los analistas prevén que el crecimiento de México será mayor en 2014 que este año. Sobre la volatilidad de los mercados financieros registrados la semana pasada, Manuel Sánchez consideró que la reacción de los actores financieros mexicanos a los cambios recientes en la confianza de los mercados globales ha sido ordenada. También acotó que las medidas adoptadas por las autoridades mexicanas han estado dirigidas a mitigar los posibles efectos adversos de los flujos de capital, aunque reconoció que no serán suficientes,  por lo que las autoridades deben permanecer vigilantes.

Comentarios