México denuncia a EU por prácticas discriminatorias en comercio de atún

jueves, 11 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El gobierno mexicano impugnará ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) el incumplimiento de Estados Unidos de la regulación “dolphin-safe”, la cual afecta al sector pesquero del país. Mediante un comunicado conjunto, la Secretaría de Agricultura (Sagarpa) y la Secretaría de Economía (SE) aseguraron que si la OMC confirma la violación, México estará en posibilidad de imponer represalias comerciales al vecino país del norte, para lo cual se está considerando suspender beneficios en diversos sectores productivos. De acuerdo con la Humane Society International, en 1980 la presión de los consumidores estadunidense llevó a la creación de la etiqueta “dolphin safe”, la cual fue adoptada por las principales compañías atuneras de la Unión Americana. La etiqueta “dolphin safe” prometía a los consumidores que el atún había sido pescado sin lanzar redes sobre los delfines de forma deliberada, puesto que los cardúmenes de atunes de aleta amarilla adultos en el océano Pacífico Oriental Tropical (POT) nadan frecuentemente debajo de grandes grupos de delfines. De este modo, los pescadores asocian la presencia de delfines a la del atún, arrojan sus redes cientos de delfines. Según el gobierno federal, el 16 de mayo de 2012, la OMC dio a conocer su decisión a favor de México en la disputa sobre los efectos restrictivos al comercio que ocasiona la etiqueta “dolphin-safe”, al confirmar que los requisitos de etiquetado son discriminatorios, afectan la importación y comercialización de atún mexicano en Estados Unidos e incentivan prácticas pesqueras que no son sustentables. “La decisión de la OMC confirma que los métodos de pesca utilizados por la flota mexicana cumplen de manera responsable con los estándares internacionales más elevados para la protección de los delfines y, además, aseguran la sustentabilidad del atún y otras especies marinas del ecosistema”, aseguraron las dependencias encabezadas por Enrique Martínez en la Sagarpa y por Ildefonso Guajardo de SE. De hecho, el gobierno federal argumentó que la OMC determinó que la normatividad estadunidense no informa correctamente al consumidor sobre el verdadero daño que se causa a los delfines al amparo de la etiqueta “dolphin-safe”. En otras palabras, el organismo internacional puso en tela de juicio que la etiqueta “dolphin-safe” garantizara la protección a los cetáceos. Ya para el pasado 5 de abril, Estados Unidos publicó una propuesta de modificaciones regulatorias sobre dicho etiquetado, a la que México presentó comentarios formales en oposición, debido a que dicha propuesta regulatoria no atendía a la decisión de la OMC, al mantener incentivos a prácticas pesqueras altamente depredatorias de especies marinas. Mientras que el 9 de julio de 2013 la Unión Americana emitió la nueva medida regulatoria con la que pretendía atender la decisión de la OMC. Sin embargo, insistieron las autoridades mexicanas, no lo hacen ya que mantiene dos regímenes normativos diferentes: El primero es un mecanismo “con medidas altamente efectivas” acordadas internacionalmente para proteger a los delfines en la zona en la que México pesca (Océano Pacífico Oriental). El segundo es “laxo y sin vigilancia” establecido unilateralmente para otras zonas pesqueras en donde flotas como la estadunidense pescan y en las que continuará registrándose un alto índice de mortalidad de delfines. Por lo mientras, el gobierno de Enrique Peña Nieto se encuentra en consultas con su industria para la cuantificación del impacto económico. “México continuará defendiendo al sector pesquero nacional y la sustentabilidad de las pesquerías ante la OMC y otros foros internacionales. México exhorta a los Estados Unidos a promover prácticas pesqueras sustentables que protejan a los delfines y a otras especies del ecosistema marino”, sentenciaron tanto las secretarías de Economía y la de Agricultura.

Comentarios