Micronegocios mexicanos nacen en agonía

martes, 23 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Los micronegocios establecidos en el país se encuentran en situación vulnerable: la mayoría de ellos no está registrado ante las autoridades, no tiene acceso a servicios de salud, no lleva contabilidad ni registros fiscales, además de que sus ganancias mensuales son menores a tres salarios mínimos, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Según los resultados de la Encuesta Nacional de Micronegocios 2012, dada a conocer hoy por el organismo de estadística, la ganancia mensual promedio de los micronegocios asciende a 4 mil 813 pesos. La mayoría, es decir, 67.6% de los micronegocios, percibía un nivel de ganancias de hasta tres salarios mínimos mensuales; el 13.6% de entre tres y cinco salarios mínimos; mientras 11.7%  de los micronegocios ganaba más de cinco salarios mínimos. Los sectores que más recursos dejan a los micronegocios son los dedicados a la construcción y a los transportes, seguidos de los servicios, las manufacturas y el comercio. Sin embargo, más de tres cuartas partes de estas unidades económicas se concentran en el sector terciario: 40.7% al comercio, 33.9% a los servicios y 3.5% a los transportes. La industria manufacturera representó 15.7% y la construcción el 6.2%. La vida de estas unidades económicas no es fácil y enfrentan problemas externos como la falta de clientes, la competencia excesiva, así como el aumento en los precios de los insumos. Pero desde que nace un micronegocio, el diagnóstico no es alentador si de educación se trata por parte de los dueños, ya que 74.1% de los propietarios de micronegocios tenía una escolaridad que no rebasa el nivel secundaria, mientras 25.8% tenía nivel educativo de medio superior y superior. De hecho, las unidades económicas de este tamaño no se inician con rasgos profesionales, ni tienen la visión de expertos en negocios. Los principales motivos para iniciar el negocio son complementar el ingreso familiar y obtener un mayor ingreso. Lo cierto que la falta de empleo formal en la economía orilla a la población a crear sus microempresas. El Inegi reveló que 84.5% de los 9.2 millones de propietarios de micronegocios eran trabajadores por cuenta propia, con o sin apoyo de trabajadores subordinados no remunerados; mientras el restante 15.5% eran empleadores con trabajadores asalariados. Y si eso es cuando nacen los micronegocios, ya en la operación las cifras reflejan lo difícil que es para estas unidades económicas adaptarse al sistema formal de las empresas, como acceso a salud, lo fiscal y su registro ante las autoridades. En el 2012, siete de cada 10 micronegocios no contaban con registro ante alguna autoridad; 1.6 de  cada 10 se habían registrado sólo ante el municipio o la delegación; y apenas 1.4 de cada 10 negocios tenían registro ante otras autoridades. Eso no es todo, prácticamente la mitad de los micronegocios en México (49.3%) no tiene acceso a un servicio médico; en tanto que 20.0% de los propietarios de micronegocios está afiliado a una institución de seguridad social, 28.9% está inscrito en el Seguro Popular, y 1.8% está registrado en otra institución. En cuestiones fiscales, la situación es la siguiente: ocho de cada 10 micronegocios no llevan contabilidad o no utilizan máquinas registradoras de comprobación fiscal y por si fuera poco, la situación se vuelve más precaria ya que 61.9% de los micronegocios no cuenta con local o vehículo para llevar a cabo su actividad económica. Sólo 32.6% tenía local y 5.5% tenía vehículo con o sin motor. Aún con estos bemoles, 94.7% de los micronegocios piensa continuar en su ramo. De ellos, siete de cada 10 lo hará sin cambios importantes en su negocio, uno de cada 10 mejorará la calidad de sus productos, y el restante realizará otras acciones como tramitar un crédito o préstamo, regularizar el negocio, aumentar el número de trabajadores, cambiar de domicilio, asociarse con otros negocios o personas u otro plan. El Inegi precisó que la Encuesta Nacional de Micronegocios 2012, tiene cobertura nacional y utiliza el marco muestral de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). En ella se identifica a los trabajadores por cuenta propia y a  los dueños de negocios que ocupan hasta 15 trabajadores en la industria manufacturera o  hasta diez trabajadores en otras actividades económicas: industria extractiva, construcción,  comercio, servicios y transporte.

Comentarios