Pese a desaceleración, mantienen en 3.1% meta de crecimiento

miércoles, 31 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- La Secretaría de Hacienda (SHCP) aclaró que no hay elementos para cambiar el pronóstico de crecimiento para este año –de 3.1%–, pese a que especialistas, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y el mismo Banco de México (Banxico) prendieron los focos amarillos por la “profunda” desaceleración económica del país. Al ofrecer una rueda de prensa con motivo del informe sobre la Situación económica, las finanzas y la deuda pública al segundo trimestre de 2013, el jefe de la Unidad de Planeación Económica de la SCHP, Ernesto Revilla dijo: “Por el momento no hay elementos contundentes para cambiar pronóstico de crecimiento y si los llegara a haber la Secretaría de Hacienda modificaría su pronóstico, pero si (los datos) salen bien pues no hay nada que cambiar”. De hecho, aseguró que la dependencia estima un crecimiento de 2.5% en el segundo trimestre; esta cifra se conocerá de manera oficial cuando la presente el INEGI alrededor del 20 de agosto, “pero diversos indicadores ya nos muestran que así será”. La semana pasada, el Banco de México afirmó en su minuta con motivo del anuncio de la política monetaria que la desaceleración económica del país registrada en el segundo trimestre se acentuó ante la debilidad del mercado externo, además del menor dinamismo en el gasto público. No sólo eso, la Cepal encabezada por Alicia Bárcena redujo su pronóstico de crecimiento a 2.8% para este año; mientras que diversos especialistas económicos ya anticiparon que la economía mexicana no crecerá más del 3%. Sin embargo, algunos indicadores macroeconómicos relacionados con el mercado interno ya se encuentran hasta en fase de recesión de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), como es el caso de la actividad industrial, las ventas al por menor; mientras que el indicador de la actividad económica aún está en desaceleración. Por el lado del mercado exterior, las exportaciones incrementaron 2.5% en junio, luego de  mantenerse en números negativos a lo largo del 2013 (excepto en abril, cuando se dispararon 6.3%). No obstante, para Ernesto Revilla “hay buenas noticias” en el corto plazo, pero algunas no tan claras: “En materia de los datos preliminares de ventas que estamos viendo de junio, ya no están cayendo como lo estaban haciendo en meses anteriores; hay indicadores adelantados, por ejemplo de las ventas de diesel que presenta Pemex que son un buen predictor de lo que sucede con la actividad industrial y la actividad económica que están creciendo, y todos estos indicadores, que si bien algunos son mixtos, pues llevan a que no podamos hacer una revisión todavía contundente de nuestro pronóstico porque no hay suficientes elementos”.

Comentarios