Ahora Banamex baja pronóstico de crecimiento

lunes, 12 de agosto de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Ante la debilidad de los motores externo e interno de la economía mexicana –la cual tuvo una acentuada desaceleración en el segundo trimestre del año– Banamex Citigroup bajó su previsión de crecimiento para 2013, de 2.7% al 2%. De acuerdo con la institución financiera, las cifras mostradas por el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) en mayo (que mostraron un débil crecimiento anual, 1.7%, así como el comportamiento de la producción industrial, que en junio cayó 2.4% anual) provocaron la reducción en el pronóstico del crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año. De hecho, Banamex señaló que “la debilidad aún mostrada por estos indicadores contrastó con nuestra expectativa de inicio de un repunte de la actividad económica hacia finales del segundo trimestre”. “Nos preocupan en particular los desempeños negativos en la construcción y en la producción de petróleo, así como la desaceleración en la producción manufacturera. La caída en construcción (-6.0% anual, la mayor en 41 meses) refleja un continuo deterioro en la actividad de edificación (-7.5% anual en junio), en la cual la construcción de viviendas por parte del sector privado está en difícil situación”, advirtió. La semana pasada, el Banco de México bajó su pronóstico de crecimiento económico para 2013, de un rango de 3% a 4% a uno ubicado en 2% a 3%. En el mismo tono lo hizo Bancomer al pasar de 3.1% a 2.7%. Antes ya lo había hecho la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Sólo falta la Secretaría de Hacienda (SHCP), que aseguró “no encontrar argumentos para hacerlo”. En contraste, el análisis dado a conocer hoy por Banamex agregó que la demanda doméstica por bienes de consumo final se desaceleró en el segundo trimestre, principalmente para el consumo de bienes durables, debido a un menor ritmo de avance en la generación de empleos formales, el descenso del salario real (afectado por la mayor inflación) y una desaceleración en el crédito, a lo cual se adicionó al estancamiento de la confianza del consumidor. Por si fuera poco, los analistas consideraron que las últimas cifras para la industria automotriz y el comercio al por menor en julio sugieren que la actividad inició el tercer trimestre aún relativamente débil. Con estos números, la proyección de crecimiento del gobierno federal se vuelve un traje que le va quedando grande a la actividad económica, a reserva de que el  próximo 20 de agosto, el Inegi diga lo contrario al dar a conocer el PIB correspondiente al periodo abril-junio.  

Comentarios