...Y no ataca informalidad, deplora Instituto para la Competitividad

martes, 10 de septiembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Pese a que el discurso oficial aseguraba que la reforma hacendaria reduciría los niveles de informalidad, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) aseguró que la iniciativa no atacará de lleno esa situación en donde se encuentran seis de cada diez mexicanos. De hecho, el director general adjunto del Imco, Manuel Molano, aseguró: “Lo que ayudaría realmente a reducir los niveles de informalidad es reestructurar en serio el sistema de seguridad social. La pensión te ayuda, el seguro de desempleo te ayuda, pero hasta que no haya una integración real de los tres sistemas (junto con el tributario), hasta que no dependa el acceso a la seguridad social de cómo estás en el mercado laboral”, no se podrá abatir ese fenómeno. Incluso, Molano sentenció que “ser formal en México es relativamente caro y complicado”. En la iniciativa de reforma hacendaria, presentada el domingo anterior por el presidente Enrique Peña Nieto, también quedó fuera el IVA en alimentos y medicinas, situación con la que no concuerdan los directivos del IMCO, quienes dijeron que “es un sacrificio de un sistema ideal de tributación a cambio de facilitar la aprobación de la reforma energética. “Fue una manera de priorizar la reforma energética sobre la reforma fiscal, darle la viabilidad política a la reforma energética a costa de sacrificar un esquema ideal de tributación, desde una perspectiva técnica, pero socialmente y políticamente muy complicada”, aseguró Juan Pardinas, director general del organismo. El gran pendiente de esta iniciativa, agregó, “fue no haber puesto en la mesa IVA en alimentos y medicinas, ya que este gravamen, además de tener potencial recaudatorio, también permite una mayor incorporación de trabajadores a la formalidad”. Según los directivos del Imco, en la reforma fiscal quedaron cabos sueltos para reducir la informalidad: “El primero es el registro de contribuyentes forzoso y obligatorio desde que nacemos. Es decir, el Registro Federal de Causantes debería ser el mismo número el que acompañe a los mexicanos a lo largo de su vida y que también sirviera para las obligaciones fiscales, como para nuestros derechos a la hora de recibir recursos”. Por otra parte, Pardinas propuso fiscalizar a informales de alto perfil, ya que 85 mil de ellos presentan ingresos superiores a los 90 mil pesos al mes. Otro hueco dentro de la iniciativa es que la tercera parte de las finanzas públicas seguirá dependiendo en mayor medida de los recursos petroleros. Al respecto, Pardinas señaló: “No hay nada en esta propuesta que nos indique un escenario de despetrolizar las finanzas públicas. Pemex le va a seguir entregando como porcentaje del PIB los mismos recursos al sector público… El discurso de que Pemex le iba entregar menos dinero gradualmente no lo podemos encontrar en los datos presentados en la propia Ley de Ingresos. Está claro que esto no se hace de la noche a la mañana, pero no se ve una tendencia”.

Comentarios