Repunte de la inflación obliga a Banxico a mantener en 3.5 % la tasa de interés

viernes, 31 de enero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El repunte de la inflación en la primera quincena de enero –de 0.68% en el periodo y de 4.63% anual–, que rebasó ampliamente la meta oficial de 3%, más menos un punto, inquietó poco al Banco de México, al grado de que este viernes su Junta de Gobierno decidió mantener en 3.5% su tasa interés de referencia. Si bien esta decisión parece a contrapelo de lo que sucede en otros países –que suben sus tasas para amortiguar la salida de capitales, en los mercados locales, lo que supone el retiro de los estímulos de la Reserva Federal a la economía estadunidense–, ya el Banco de México había anticipado que el alza inflacionaria sería transitoria. En su comunicado de política monetaria de este viernes, el instituto central reitera que la inflación general se mantendrá por arriba de 4% durante los primeros meses del año, pero que en el segundo semestre disminuirá hasta cerrar 2014 dentro de la meta de 3% con un intervalo de variabilidad de más o menos un punto porcentual. El repunte inflacionario de los primeros meses de este año, como ya lo había dicho, se debe al alza de precios ocurrida a fines 2013 y al impacto de 40 puntos base (0.4%) que producirán en los precios las medidas derivadas de la reforma fiscal aprobada recientemente. Sin embargo, confía en que como los efectos de esa reforma serán transitorios, para 2015 éstos se habrán desvanecido, además de que también se reducirá en ese año el desliz en los precios de las gasolinas (que se ajustarán conforme a la inflación esperada y no por decisión de la Secretaría de Hacienda) y la inflación registrará un “ajuste importante a la baja”. Sin embargo, el Banco de México no echa las campanas a vuelo y, por el contrario, guarda mesura. “A pesar de que se prevé que el incremento en la inflación sea temporal, no puede descartarse el riesgo de que los recientes ajustes en precios relativos pudieran dar lugar a incrementos en las expectativas de inflación para horizontes de mediano plazo que conduzcan a efectos de segundo orden, especialmente en un contexto en el que se anticipa una reducción gradual de las condiciones de holgura en la economía en el horizonte en que opera la política monetaria”, dice en su comunicado. Más aún: “Adicionalmente, existe la posibilidad de que ante un nuevo episodio de elevada volatilidad en los mercados financieros internacionales tenga lugar un ajuste cambiario que potencialmente afecte a la inflación. Dado lo anterior, se considera que el balance de riesgos asociado a ésta se ha deteriorado”. Y justo por ello, y aun cuando se esperan mejores condiciones para la economía nacional en este año, la Junta de Gobierno decidió mantener la tasa de interés interbancaria a un día en 3.5%.

Comentarios