Carlos Hank González deja Interacciones; se va a Banorte

martes, 7 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Nieto de personajes legendarios en la política y el mundo empresarial –Carlos Hank González, priista emblemático, y Roberto González Barrera, fundador de Maseca; ambos fallecidos–, Carlos Hank González presentó su renuncia al consejo de administración del banco Interacciones, que dirigía desde el año 2000. En asamblea ordinaria celebrada este martes, los accionistas del banco –la institución más fuerte del Grupo Financiero Interacciones, que preside Carlos Hank Rhon, su padre– aprobaron la renuncia de Hank González, quien se incorporará al consejo de administración del Grupo Financiero Banorte, fundado por su abuelo materno, El Maseco. De acuerdo con el comunicado de Interacciones enviado hoy a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la asamblea de accionistas “agradece ampliamente (a Carlos Hank González) la gestión realizada en favor de esta institución y se le otorga el más amplio finiquito que en derecho proceda por el legal desempeño de su cargo”. Asimismo, la asamblea aprobó que los cargos que ocupaba Hank González, como consejero propietario del grupo financiero y presidente del consejo de administración del banco Interacciones, serán ocupados por su padre, Hank Rhon, yerno de González Barrera. A su vez, el Grupo Financiero Interacciones emitió un comunicado de prensa en el que destaca palabras de Hank González: “Mi incorporación como consejero de Banorte no obedece a que exista ningún acuerdo o intención de llevar a cabo una fusión o integración entre Banorte e Interacciones; tiene como único propósito contribuir para alinear la visión, estrategia e intereses del Consejo, con los de todos los accionistas nacionales e internacionales. Así mismo, fortalecer el gobierno corporativo del grupo y tomar ventaja de las oportunidades que ofrece la nueva realidad económica del país”. Añadió: “Hoy, más que nunca, estoy comprometido con el legado y la visión que me transmitió mi abuelo Roberto González Barrera, fundador de Gruma y Banorte, el grupo financiero mexicano más importante de nuestro país y un símbolo de la banca mexicana fuerte y responsable. “Por ello, una vez aprobada mi designación por la Asamblea de Accionistas –de GFBanorte, el próximo 22 de octubre–, me comprometo a trabajar junto con todo el Consejo para garantizar y defender los derechos de nuestros accionistas y consolidar un modelo de gobierno corporativo que sea ejemplar para las empresas mexicanas”. En este último párrafo está la clave para entender la salida de Hank González de Interacciones y su llegada a Banorte: “Garantizar y defender los derechos de nuestros accionistas y consolidar un modelo de gobierno corporativo”. Es ya público el pleito al interior de Banorte entre Guillermo Ortiz Martínez –exsecretario de Hacienda, exgobernador del Banco de México y actual presidente del consejo de administración del grupo financiero Banorte– y los herederos de Roberto González Barrera, accionistas mayoritarios del grupo, que hacen equipo con Alejandro Valenzuela, el actual director general de Banorte, y quien fue vocero institucional de la Secretaría de Hacienda, cuando el titular era Ortiz Martínez, en el gobierno de Ernesto Zedillo. La familia de El Maseco, que posee cerca de 11% de las acciones del grupo, ha pedido la renuncia de Ortiz Martínez, a quien acusan de extralimitarse en sus funciones, de tomar decisiones sin consultarlos y de querer controlar al grupo como si fuera el dueño absoluto, inclusive, invadiendo las competencias de Alejandro Valenzuela, a quien Ortiz quiere fuera del grupo o, cuando menos, disminuirle sus responsabilidades. En la asamblea de accionistas de Banorte del 22 de octubre no sólo se aprobará la inclusión de Carlos Hank González como consejero propietario, en el lugar que ocupa su madre, Graciela González Moreno, hija del extinto González Barrera… sino que se decidirá la suerte de Guillermo Ortiz Martínez.

Comentarios