Slim busca alianza con constructora española mientras en Panamá lo embargan

lunes, 24 de noviembre de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- A pesar del más reciente descalabro sufrido en Panamá, donde sus empresas fueron embargadas por orden judicial, el magnate mexicano Carlos Slim tiene la mira puesta en otro negocio, ahora en España: busca adquirir un paquete accionario de la constructora FCC. En un comunicado, la empresa hispana, que tiene a Esther Koplowitz como principal accionista, negocia dar entrada al multimillonario mexicano tras no llegar a un acuerdo con George Soros para que ampliara su participación. “El accionista de control de FCC nos ha informado que ha finalizado la exclusiva concedida a Soros Fund sin que se haya cerrado acuerdo para su inversión", informó. La eventual adquisición de derechos de suscripción de FCC correspondientes a B1998, directa o indirectamente, en el marco de la ampliación de capital aprobada por la Junta el 20 de noviembre, "se negocia ahora en exclusividad" con Control Empresarial de Capitales SA de CV, añade el comunicado. Dicha sociedad pertenece en su integridad a Inmobiliaria Carso SA de CV, controlada por la familia Slim, encabezada por Carlos Slim. Hace 10 días, FCC anunció que Soros negociaba con la hija del fundador del grupo constructor para comprarle sus derechos de suscripción. Esto habría permitido al estadunidense adquirir 25% del capital de FCC, mientras Esther Koplowitz se habría quedado con la mitad de su participación, es decir, 25%. Soros se convirtió en accionista de FCC en enero, pero con una participación de sólo 4%. En 2013 el cofundador de Microsoft, Bill Gates, compró 6%. La deuda de FCC, muy afectada por el estallido de la burbuja inmobiliaria española en 2008, se elevó a 6 mil 430 millones de euros en septiembre de 2014. Para hacerle frente, el grupo renegoció su deuda con la casi totalidad de sus acreedores, y sus accionistas acaban de aprobar el principio de un aumento de capital de mil millones de euros. Ordenan embargar propiedades del magnate Panamá Este lunes se dio a conocer que un juez de Panamá ordenó el embargo de propiedades pertenecientes al magnate mexicano Carlos Slim en el país centroamericano, como consecuencia de un pleito legal por la concesión de explotación de una central hidroeléctrica. De acuerdo con el diario La Estrella de Panamá, un juez autorizó el embargo de 10 propiedades, que incluyen a la central hidroeléctrica Bajo de Mina, proyecto perteneciente a la firma Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina (IDEAL) parte del grupo económico de Slim. Bajo de Mina, que se empezó a construir en diciembre de 2007, tiene un período de concesión de 50 años y una capacidad de generación de 56 megawatts, según datos publicados en el sitio de internet de IDEAL. El reportaje del diario panameño precisa que el fallo judicial, emitido el pasado jueves 20, responde a una solicitud de embargo presentada por el empresario del país centroamericano, Julio César Lisac, que en 2006 denunció que el gobierno del entonces presidente Martín Torrijos (2004-2009) le quitó la concesión de la hidroeléctrica para favorecer a Slim. De acuerdo con cálculos de la prensa local, el magnate mexicano posee inversiones en Panamá que podrían superar los 600 millones de dólares, que incluyen negocios de construcción, generación hidroeléctrica y telefonía a través de su empresa Claro.