Se recupera peso frente al dólar; se cotiza en $14.43

miércoles, 17 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de dos semanas a la baja, el peso recuperó este día terreno ante el dólar, al cotizarse en 14.43 unidades por cada billete verde, según datos del Banco de México (Banxico). De esta manera, la moneda nacional se apreció 1.85% respecto del dólar, es decir, 27.25 centavos en el tipo de cambio interbancario, luego de que la Reserva Federal (Fed) rompiera con la incertidumbre en el mercado al mantener la tasa de interés para la economía estadunidense. La Fed, encabezada por Janet Yellen, señaló que se mantendrá atenta a la evolución de los precios del petróleo y su impacto en la inflación estadunidense. La volatilidad cedió en el tipo de cambio que afectó al peso, llevándolo a niveles de depreciación similares a los de la pasada crisis de 2009. De hecho, en ventanillas bancarias el dólar se vendió hasta 14.90 pesos. En línea con la decisión de la Reserva Federal, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tuvo un alza de 1.94%, al registrar 41 mil cuatro puntos, lo que significó un incremento de 779 unidades respecto de la jornada anterior. A la baja, crudo mexicano Mientras el tipo cambiario y los mercados financieros tomaron un respiro, la mezcla mexicana cayó 0.48% este miércoles, cotizándose en 49.22 dólares, situándose en su peor nivel desde mayo de 2009. El crudo mexicano acumuló seis jornadas de caídas consecutivas y cosechando pérdidas equivalentes a 50% en lo que va del 2014. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) pronosticó un precio de 79 dólares por barril para el próximo año y, para lograrlo, contrató un seguro de coberturas petroleras. Sin embargo, el día de ayer, Standard & Poor´s (S&P) alertó que en los próximos dos años se podría profundizar el desplome de los petroprecios ante la negativa de la OPEP de bajar el ritmo a su producción. De acuerdo con los especialistas, lo anterior tendría consecuencias graves en la economía mexicana, ya que la tercera parte de las finanzas públicas depende de los ingresos petroleros, aunado a la persistente debilidad del mercado interno.