Standard and Poor's otorga perspectiva negativa a Guerrero

viernes, 26 de diciembre de 2014
MÉXICO, DF, (apro).- A la creciente inseguridad y el descontento social en el estado de Guerrero se suma “la inestabilidad institucional” y la “falta de claridad de la planeación financiera del recién designado equipo de administración financiera”, aseguró hoy la calificadora internacional Standard and Poor’s (S&P). Por ello mismo, la firma de calificación crediticia revisó a la baja su perspectiva sobre la capacidad de pago de esa entidad para dejarla en “negativa”, desde una perspectiva “estable”. No obstante, S&P confirmó su calificación para Guerrero, en escala nacional, de “mxBBB+”, la cual significa que si bien el estado tiene “una capacidad adecuada para cumplir con sus obligaciones financieras”, también “es más probable que condiciones económicas adversas o cambios circunstanciales lleven a un debilitamiento de la capacidad de la entidad para cumplir con sus compromisos financieros”. También señala, en comunicado emitido este viernes, que “la perspectiva negativa refleja nuestra expectativa de que la situación sociopolítica del estado podría deteriorar rápidamente el desempeño financiero de Guerrero, dañar su economía, además de la capacidad y efectividad de su administración financiera durante 2014-2016”. Más: “La calificación de Guerrero refleja nuestra evaluación sobre su economía y flexibilidad financiera como ‘muy débiles’, y su posición de liquidez que consideramos ‘menos que adecuada’. “Por otro lado, la calificación (mxBBB+) está respaldada por un muy bajo nivel de deuda del estado. Asimismo, la calificación considera el marco institucional dentro del cual opera Guerrero, el cual evaluamos como ‘en evolución y desbalanceado’”. La calificadora sostiene que la necesidad que tiene Guerrero de “atender los problemas de seguridad pública y dar respaldo a los municipios más afectados por la violencia incrementaría el gasto operativo del estado. Para el periodo 2014-1016, dice S&P, “nuestro escenario negativo también considera que después de un gasto de inversión que alcanzaría los 5 mil millones de pesos, o 10% de los gastos totales, el déficit de Guerrero superaría los mil millones de pesos”. S&P recuerda que en octubre pasado se designó una nueva administración financiera, después de que el Congreso del estado nombrara un gobernador interino tras la renuncia del anterior en medio de crecientes protestas. “El principal desafío de esta administración será mitigar el impacto financiero derivado de la creciente inseguridad hasta que una nueva administración asuma el cargo en septiembre de 2015. En nuestra opinión, estos cambios recientes reflejan la actual inestabilidad institucional de Guerrero”. Además, “la planeación financiera y metas del nuevo equipo de administración financiera todavía no son claras. Sin embargo, el gobierno federal respalda fuertemente las finanzas del estado mediante transferencias regulares y extraordinarias”. La calificadora asegura que, “como ocurre en otros estados mexicanos, la inseguridad afectaría la economía de Guerrero. El turismo representa una parte importante del PIB de la entidad y prevemos un descenso en la actividad turística en los próximos 12 meses”. Incluso, “de acuerdo con cifras oficiales, el PIB per cápita de Guerrero para 2013 era de 5 mil 27 pesos, inferior al de estados como Michoacán (6 mil 18) e Hidalgo (7 mil, 37 pesos), así como del promedio nacional de 11 mil 131 pesos. “El bajo PIB per cápita –concluye Standard & Poor’s-- limita la capacidad del estado para aumentar sus ingresos propios, que probablemente representarán alrededor de 5% de sus ingresos operativos en los próximos dos años. “De acuerdo con nuestros criterios, la combinación de bajos ingresos propios y gasto de inversión de Guerrero derivan en una flexibilidad financiera ‘muy débil’.”

Comentarios