Prevé Banxico menor crecimiento

miércoles, 12 de febrero de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El Banco de México pintó su raya y se desmarcó hoy del optimismo de la Secretaría de Hacienda. Este año la economía nacional podría crecer, inclusive, hasta un punto porcentual menos de lo estimado por la dependencia que comanda Luis Videgaray. En su informe trimestral sobre el comportamiento de la inflación correspondiente a los meses de octubre a diciembre de 2013 –presentado hoy por Agustín Carstens, gobernador del banco central--, la institución pronostica un crecimiento del producto interno bruto, en 2014, de entre 3% y 4%. En tanto, la Secretaría de Hacienda ha sido enfática al decir que, casi de manera inapelable, la economía crecerá a 4%... y si mal nos va, a 3.9%, como se estableció en los Criterios Generales de Política Económica para 2014, aprobados a fines del año pasado. También, el Banco de México consideró hoy que en 2013 la economía habría crecido a 1.2%, es decir, una décima menos del pronóstico de Hacienda, de 1.3%, difundido apenas el 30 de enero pasado. Y, cierto, una décima de punto porcentual parece marginal, pero en dinero, significa una diferencia de por lo menos unos 13 mil millones de pesos. Pero el dato final de cuánto creció la economía el año pasado, lo dará el INEGI el próximo 21 de febrero. También dejó sugerido el Banco de México que las reformas estructurales aprobadas en 2013 no pintarán gran cosa este año. O, al menos, que la institución no se va con la finta de la cargada mediática, inducida desde el gobierno, que hacen de esas reformas –desde ya, aun sin implementarse varias de ellas-- el vehículo de la transformación total del país. Es decir, Banxico consideró hoy que –con todo y reformas-- la economía no crecerá este año más de lo que ya pronosticaba desde noviembre pasado, entre 3% y 4%, y que repitió hoy. Y tampoco habrá más empleos. Igual: en su informe sobre la inflación del tercer trimestre de 2013, presentado en noviembre, el Banco de México sostenía que en 2014 se crearán entre 620 mil y 720 mil nuevos empleos formales, los mismos que repite en el informe de este miércoles. Y ni siquiera para el año que entra las reformas tendrán mayor efecto en materia de empleo. En noviembre calculó, igual que ahora, que en 2015 se creará un número de empleos en el mismo rango que prevé para 2014. Para el gobernador del Banco de México, Agustín Cartsens, hasta el momento el efecto más visible que han tenido las reformas, particularmente la fiscal, es el repunte inflacionario en el primer mes de este año. En enero, la inflación fue de 4.48% anual, el mayor registro para un mes igual desde 2009, cuando crecieron los precios en 6.3% anual. En la primera quincena de enero, la inflación fue de 0.68% (4.63% anual), un aumento que rebasó ampliamente el promedio de 0.29% de la primeras quincenas de enero de 2003 a 2013. Sin embargo, para la segunda quincena de ese mes se desaceleró fuertemente el ritmo de crecimiento de los precios, que fue en ese periodo de 0.12% (4.34% anual), por debajo del promedio de la inflación en las segundas quincenas de enero de 2003 a 2013. Con esos datos, Carstens argumentó que el efecto de la reforma fiscal –aumentos impositivos y alzas en precios en bienes y servicios públicos– será transitorio, como lo demostró la evolución quincenal de la inflación en enero. Sin embargo, Carstens advirtió que en los primeros meses del año, la inflación seguirá por arriba de 4%, es decir, fuera del objetivo del Banco de México. Y que, inclusive, en algunos meses de la segunda mitad del año se mantendrá en esos niveles, pero más por efecto de la volatilidad de algunos precios del componente no subyacente, agropecuarios y energéticos sobre todo. Pero que al finalizar el año la inflación cerraría “por abajo de 4%”, dijo Carstens, sin precisar.  

Comentarios