"Inunda" a México chatarra automotriz de EU

lunes, 31 de marzo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- México se convirtió en el “deshuesadero” de Estados Unidos luego de que en los últimos siete años se han importado más de 7 millones de vehículos chatarra, alertó la cúpula empresarial del sector automotriz. En rueda de prensa, los líderes de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), así como de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) prendieron las luces de alarma ante el débil comportamiento de esta industria en los primeros dos meses del año. “Con cifras similares a las que se obtuvieron en el primer bimestre de 2001, el mercado interno de vehículos nuevos se encuentra absolutamente deprimido. En febrero de 2014 se vendieron 79 mil 938 vehículos ligeros en México, lo que representó un descenso de 0.3% con respecto al mismo mes de 2013”, se quejaron. Aún más: De acuerdo con los empresarios, en el primer bimestre se comercializaron 165 mil 442 vehículos ligeros, apenas 0.6% superior a lo registrado en el mismo período del 2013, año en el que el mercado creció 7.7%. “Estos niveles de venta de autos nuevos son inferiores a los de hace 13 años, es decir, más de una década perdida del mercado interno”, señaló Eduardo Solís Sánchez, presidente de la AMIA. Según la cúpula empresarial, la afectación al mercado interno de autos nuevos se da por razones coyunturales y por situaciones estructurales. En la parte coyuntural, se registró una caída en el quinto componente del Índice de Confianza del Consumidor (ICC) en el primer bimestre del año, el cual mide la posibilidad de compra de Bienes Durables. Dicho subindicador tuvo un retroceso de 25.5% en febrero y de 22.9% en enero pasado, situándose a niveles similares al mismo periodo de 2009, en plena crisis económica mundial. “Estos niveles tan bajos muestran la preocupación de los consumidores al restringir su gasto en bienes durables, incluyendo los vehículos nuevos”, señaló el empresario. Por otra parte, el principal factor que ha inhibido el mercado interno es el creciente ingreso de vehículos usados provenientes de Estados Unidos. Es ahí donde el sector automotriz del país pone el dedo en el renglón al señalar que “el parque vehicular en circulación, engrosado en los últimos siete años con más de 7 millones de estos automóviles chatarra, nos convierte en el traspatio del parque vehicular de Estados Unidos dañando significativamente el precio de todos los automóviles en circulación en nuestro país y dificultando la renovación natural de los vehículos”. En cifras, el panorama es el siguiente: Tan sólo en 2013 se importaron 644 mil 209 unidades usadas, 40.6% superior a los vehículos importados en 2012 y representando casi el 60.6% del total de venta de vehículos nuevos en 2013. De acuerdo con Guillermo Prieto Treviño, presidente de la AMDA “llegó el momento de privilegiar el bien colectivo sobre los intereses mezquinos de muy pocos que han medrado vendiendo basura automotriz en México. Al paso de los años se ha demostrado que la importación de vehículos usados ha generado daños ambientales; perjudicado a la industria automotriz; incrementado el gasto público; contribuido a la inseguridad pública y generado caos vial”. Consideró necesario impulsar un mayor financiamiento y la cooperación entre las Financieras de Marca, la Banca Comercial y la Banca de Desarrollo, así como agilizar la recuperación de garantías con el propósito de incrementar los niveles del 50% de las ventas hasta porcentajes de entre el 65 y 70%, tal y como sucede en otros países de nivel de desarrollo similares. Pidió más: que la agenda del sector automotor sea incorporada en el Plan Nacional de Desarrollo como se ha venido trabajando con la actual administración, con una visión de mediano y largo plazo con el fin de promover una de las mayores industrias de nuestro país.