Resultados macroeconómicos, contrarios a confianza de inversionistas: CEESP

lunes, 21 de abril de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) aseguró que mientras la aprobación de las reformas estructurales despertaron la confianza de los inversionistas y de los empresarios, los resultados oficiales sobre la evolución de los principales indicadores macroeconómicos apuntan en dirección contraria. Al cabo del primer trimestre del año, el panorama no es tan claro como lo pintaba el gobierno federal. Al contrario, muchos especialistas ya recortaron su pronóstico de crecimiento económico hasta 2.7% para el 2014. De acuerdo con el CEESP, hasta ahora se tienen datos parciales, en el mejor de los casos del primer bimestre, como es el caso de la producción industrial, que mantiene un ritmo de avance muy inferior al que se esperaba. Excepcionalmente, agregó, hay algunos datos para el trimestre completo, que en su mayoría son de percepción, como los indicadores de confianza del consumidor y el productor, que reflejan una opinión negativa para la situación presente y futura de empresas, hogares y de la economía en su conjunto. El organismo dirigido por Luis Foncerrada precisó que recientemente se dieron a conocer los primeros datos duros para el trimestre. Por una parte, la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales  (ANTAD) informó  de los resultados de sus ventas en marzo, que siguen reflejando la debilidad del consumo. No obstante, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó que en el tercer mes del año el universo de trabajadores afiliados urbanos aumentó en 100 mil, comportamiento que llama la atención en un entorno de debilidad del sector productivo y de expectativas pobres de crecimiento económico. “Posiblemente esto esté relacionado con un proceso de auditoría laboral, esto es más por adscripciones al IMSS y no por mayor creación de puestos de trabajo”, aclaró el CEESP. El Centro ya ha mencionado en diversas ocasiones que los efectos de las reformas se verán hasta el 2015, siempre y cuando “lo que se apruebe esté en línea con los objetivos de generar mayor crecimiento y empleo”. Mientras tanto, la economía mexicana estará a expensas del dinamismo con que se recupere la economía de los Estados Unidos. En otras palabras, el motor externo es el que podría tomar un mayor paso, mientras que el interno avanzaría a paso lento. Al respecto, el organismo privado advirtió que el consumo sigue débil a pesar de que existen señales de que el empleo formal comienza a fortalecerse. A pesar de esto, también se percibe que la precarización del empleo continúa: Menores salarios, subempleo e informalidad son factores que siguen teniendo una incidencia importante en la población. De esta manera el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado señaló que si bien es factible que la economía puede crecer por arriba de 3.0% durante el 2014, es importante tener en cuenta que este avance se verá beneficiado en buena medida por el efecto aritmético que se prevé para los dos últimos trimestres del año. “En este contexto, podrían verse tasas de crecimiento superiores a 4.0%, aunque esto no refleja un mejora estructural del aparato productivo del país, que es lo que se esperaría para el 2015 con el efecto de las reformas ya aprobadas”, concluyó.  

Comentarios