Advierte CNBV a bancos mayor supervisión para "no pasarse de listos"

jueves, 3 de abril de 2014
ACAPULCO, Gro. (apro).-- El mensaje de la autoridad bancaria hacía sus regulados fue claro: Incrementar los controles de supervisión al sistema bancario no afecta el crecimiento del crédito bancario. Ante la cúpula del sistema financiero, el presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Jaime González Aguadé soltó: “Para el fortalecimiento del marco regulatorio que brinda solidez al desarrollo del sistema financiero, no tiene que ser impedimento para su crecimiento. A partir del 2004 se ha incrementado más de 13% la penetración del crédito como proporción del PIB. Sin embargo el índice de morosidad ha permanecido bajo durante todos esos años”. Es la inauguración de la 77 Convención Bancaria, celebrada en Acapulco. La cara de los banqueros presentes no fue la mejor cuando el funcionario del órgano regulador subrayó que “la regulación internacional promueve mayor intensidad y eficacia en la supervisión para reproducir el riesgo en su conjunto de las instituciones y en esta tiene que participar la alta dirección en un equilibrio ante el riesgo y la ganancia y es un tema que se tiene que ser público ante la CNBV…” No sólo eso, González Aguadé de plano dijo que toda institución bancaria debe contar con un sistema que le permita evaluar el riesgo y “no pasarse de listos”, luego del caso Oceanografía, empresa que cometió un fraude a Citigroup, a través de su filial en México Banamex por un total de 400 millones de dólares. Por la mañana, en rueda de prensa, el vicepresidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Javier Foncerrada, advirtió que incrementar los controles al sistema bancario limitará los niveles de crecimiento del crédito. Sin embargo, el presidente de la CNBV desmintió lo dicho por el también director general de Inbursa; incluso reveló cifras sobre las recomendaciones a los 46 bancos existentes en México. “Del 100% de las recomendaciones emitidas durante el año, 56% están relacionadas con procesos internos de control y administración de riesgos; 30% sobre el correcto establecimiento de controles para la revisión de lavado de dinero; 13% sobre el suministro de información en tiempo y forma hacía las autoridades”. Es decir, hay un parte importante de recomendaciones sobre la falta de controles internos en los bancos. La presentación de González Aguadé provocó murmullos entre los banqueros, diputados, empresarios, académicos y funcionarios que acudieron a la inauguración de la Convención Bancaria, entre ellos, de Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico), cuando al inicio de su discurso cambio de nombre al presidente al llamarlo “Ernesto” Peña Nieto. “Hoy ya la reforma financiera es una realidad, al igual que otras reformas estructurales que se ha pasado el Congreso, que ha enviado el presidente, Ernesto Peña Nieto (sic)…”. El funcionario ni cuenta se dio de la pifia. No corrigió y a lo largo de su discurso mostraba algunas muletillas. Se veía nervioso al poner en cintura a los bancos. No obstante, se dio tiempo para comparar el nivel de regulación de otros sistemas bancarios como el chileno o el coreano y el crecimiento de sus respectivas carteras de crédito. Carstens precisó que en el caso de Chile, en el periodo comprendido entre 1991 a 2012, el índice de penetración para creció 31 puntos. Sin embargo el índice de morosidad (IMOR) creció 2.9%. Para Corea incrementó la penetración de crédito en 80 puntos y el IMOR estuvo debajo de 2%. Fue más allá: “Estos dos países en el nivel de riesgo de Standard & Poor´s califican mejor que México. Es decir, la solidez y la buena regulación no están peleadas con el crecimiento del crédito en la economía del país”. De esta manera, dijo que el fin de las nuevas leyes en la reforma financiera es que sean de carácter preventivo. “No podemos seguir siendo reactivos y tenemos que hacer la previsión basado en los riesgos observados”, advirtió ante los banqueros.

Comentarios