"No tiene sentido hablar de recesión": Guillermo Ortiz

martes, 20 de mayo de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Para el presidente del consejo de administración del Grupo Financiero Banorte, Guillermo Ortiz Martínez, “no tiene sentido hablar de recesión”, y aún más, asegura que la economía mexicana comenzó a “dar la vuelta” a la desaceleración. En el marco del Foro Banorte Estrategia México, el exgobernador del Banco de México (Banxico) señaló: “estamos viendo en distintos indicadores, como los de comercio exterior o los de ventas de la ANTAD e indicadores de consumo, en fin una serie de indicadores cualitativos y cuantitativos de que la economía está dando la vuelta”. Contrario a los especialistas del sector privado, quienes afirman que la economía mexicana tiene elementos para estar en fase recesiva, como lo señala el Indicador Coincidente dado a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi); el otrora secretario de Hacienda y Crédito Público agregó: “Esperamos un segundo trimestre mejor que el primero, obviamente, y un segundo semestre francamente bueno. Esto es lo que está atrás de nuestra proyección de un crecimiento para todo el año de alrededor de 2.7%”. Sin embargo, dicha proyección se encuentra debajo de otros especialistas como la de Banamex que es de 3%, e incluso es una proyección inferior a la de organismos internacionales. De hecho, el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) adelantó hoy que la Secretaría de Hacienda podría modificar su previsión de crecimiento económico para el 2014 hasta un 3%. Para Guillermo Ortiz, igual que para el titular de la SHCP, Luis Videgaray, es necesario que el Producto Interno Bruto (PIB) registre números negativos durante dos trimestres económicos consecutivos para hablar de recesión. De otra manera, no. El directivo señaló que el crecimiento dependerá en mayor medida de la recuperación económica de Estados Unidos. Mientras que al interior, señaló que “ya se está sintiendo en México mayor demanda externa, inversión, aumento del gasto público y una recuperación de la actividad en la industria de la construcción, que el año pasado fue un lastre”.