Hoy no Circula tendrá poco impacto en venta de autos nuevos: AMDA

lunes, 7 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El endurecimiento del programa Hoy no Circula en el centro del país beneficiará las ventas de la industria automotriz en sólo 2%, acotó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA). Sin embargo, el director ejecutivo de relaciones institucionales de ese organismo, Guillermo Rosales, consideró que ese porcentaje “es muy marginal para la industria”, al tiempo que rechazó que el sector automotriz esté detrás de la medida impulsada por los gobiernos del Distrito Federal, Estado de México, Morelos y Puebla, entre otros. “Nosotros saludamos este tipo de medidas que ayudan a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la megalópolis, y que son tomadas por un gobierno que no busca el aplauso fácil”, señaló en rueda de prensa. Sin embargo, el pasado 19 de junio, la AMDA había destacado que “el impacto mayor será para vehículos con más de nueve años de antigüedad, los que por sus tecnologías obsoletas podrían emitir un mayor número de contaminantes al medio ambiente, impulsando con ello una renovación del parque vehicular que tanta falta hace para aliviar fenómenos como el cambio climático, el derroche energético y la reducción del tránsito vehicular, esto a través de la introducción de unidades más eficientes en el consumo de combustible y menos contaminantes”. Hoy el directivo de la industria automotriz consideró que la medida se debe ampliar a otras entidades, ya que “tenemos problemas más graves (de contaminación) en ciudades fronterizas por la importación de autos usados; también en Monterrey, donde no hay programa para limitar autos contaminantes”. Fue más allá: “Estamos trabajando con la Secretaría de Economía para que se desarrolle una norma de regulación físico-mecánica que revise si un auto está en condiciones de circular... El que no aumente la venta de autos en el mercado interno está deteniendo la creación de 300 mil empleos adicionales en la industria, además de un millón de autos que se pueden fabricar”. “Mercado débil” En efecto, a una de las principales industrias en México no le salen los números en ventas, luego del lento crecimiento económico durante los primeros meses del año (1.8% anual en el primer trimestre), y las nuevas medidas hacendarias por parte del gobierno federal, como la creación y aumento de impuestos. En el primer semestre del año, la colocación de vehículos nuevos en México cayó 0.3%, al venderse 500 mil 360 unidades, mil 627 menos respecto del mismo periodo de 2013, precisó Guillermo Rosales Zarate, director adjunto de la AMDA. Tres de los sectores tuvieron caídas en los primeros seis meses del año: los camiones pesados, usados principalmente por empresas, registraron una venta de sólo 664 unidades, 249 menos que en el mismo periodo de 2013. Es decir, tuvo una caída de 27.3%. El ramo de autos compactos tuvo un retroceso de 11.7%, al vender 132 mil 13 vehículos, 17 mil 501 menos que en el primer semestre de 2013; mientras que se comercializaron 28 mil 765 autos de lujo, mil 581 menos que el año pasado, lo que significó una contracción de 5.2%. “El estancamiento económico que vive el país, producto del retroceso sufrido por la economía estadunidense, pero también por la desconfianza imperante en México entre los productores y los consumidores, han influido en retrasar un año más la recuperación del mercado automotor, que alcanzó su máximo histórico en 2006”, argumentó Rosales Zárate. En efecto, el pronóstico de crecimiento económico de Estados Unidos se redujo a 2%, desde 2.8%, para este 2014, lo cual afectaría las exportaciones mexicanas, principalmente las automotrices, así como moderaría el envío de remesas. Mientras que el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) se desplomó 2.3% anual en junio; al igual que la confianza de los empresarios, la cual tuvo una caída de 6.9%. Es decir, tanto los consumidores como los productores no están en la disposición de adquirir bienes durables actualmente, ni son optimistas, respecto del futuro de la economía mexicana, la de sus hogares y empresas. Según los representantes de la industria automotriz, “este año en particular estamos enfrentando la confluencia de los factores estructurales que limitan al mercado automotor, como son la entrada masiva de vehículos importados y la baja penetración del crédito, con factores de coyuntura como la incertidumbre respecto de la efectividad de las reformas estructurales y la irritación social causada por la reforma fiscal”. Tan sólo la importación de unidades usadas desde Estados Unidos y Canadá entre enero y mayo de este año  fue de 226 mil 372 vehículos, es decir 54.4% de la venta total de vehículos nuevos vendidos en el mismo periodo. Es que la situación tampoco está para adquirir un automóvil nuevo, ya que si bien el crédito vigente otorgado por la banca comercial al consumo mantiene una racha positiva, en cuanto a tarjetas de crédito (un crecimiento anual de 2.7% en mayo), el crédito para bienes de consumo duradero se contrajo 1.2%. En suma, para Rosales Zárate, los resultados obtenidos en el primer semestre “son decepcionantes” en virtud de las expectativas que se tenían para este 2014, lo que ha obligado a disminuir el pronóstico de ventas de un millón 125 mil vehículos ligeros a un millón 94 mil.  

Comentarios