Recorta Banxico previsión de crecimiento por tercera vez en el año

miércoles, 13 de agosto de 2014
MÉXICO, D. F. (apro).- En medio del festejo eufórico del gobierno por la aprobación de las reformas estructurales, el Banco de México volvió a bajar su estimación de crecimiento económico para este año, ahora a un rango de entre 2% y 2.8%, desde el 2.3%-3.3% que sostenía desde mayo pasado. Lo informó así este miércoles el gobernador del banco central, Agustín Carstens, al presentar el informe sobre el comportamiento de la inflación en el periodo abril-junio de este año. Es la tercera vez consecutiva, en el año, que el banco reduce sus expectativas de crecimiento del Producto Interno Bruto para 2014. En efecto, en febrero pasado estimó que la economía mexicana tendría este año un crecimiento de entre 3% y 4%. Luego, en mayo, después de un primer trimestre bastante malo –la economía sólo creció 1.8% real respecto del mismo trimestre del año anterior, y apenas 0.28% en relación al trimestre previo--, bajó su estimado a un rango de entre 2.3% y 3.3%. Ahora, en agosto, aun cuando muchos indicadores macroeconómicos han mostrado mejoría –exportaciones, manufacturas, gasto público–, revisa de nueva cuenta su pronóstico de crecimiento del PIB a un intervalo de 2% a 2.8%. Si sólo se considera el punto medio de dichos intervalos, la estimación de crecimiento económico para 2014, por parte del Banco de México, pasó de 3.5% a 2.8% y luego a 2.4%. Es decir, más de un punto porcentual de pérdida de crecimiento económico. Agustín Carstens explicó así la reducción a la baja de sus expectativas: “A pesar de que se continúa esperando un fortalecimiento de la actividad económica para el segundo semestre, el hecho de que su desempeño haya estado por debajo de lo anticipado a principios del año, y de que la demanda interna ha mostrado una reactivación más moderada que la considerada en el Informe anterior, sugiere que el dinamismo de la economía podría ser menor que el previamente esperado para el resto de 2014”. Peor, aun, dijo, “la debilidad que prevalece en algunos indicadores sugiere que persisten riesgos a la baja para el escenario de crecimiento económico de México. En particular, la recuperación de la confianza de los agentes económicos puede resultar más lenta que la anticipada, lo que postergaría la plena recuperación de la demanda interna”. Sin embargo, admitió que hay factores que podrían inducir un mayor crecimiento, como la posibilidad de que la recuperación de la actividad económica en Estados Unidos sea más vigorosa que la prevista, y de que “la implementación de las reformas estructurales resulte mejor a lo previsto, con su consecuente impacto sobre las expectativas de los inversionistas y agentes económicos en general”. En relación a los pecios, el Banco de México, según el informe, espera que la inflación general cierre al final de este año por debo del 4% y que a principios del 2015 se acerque más a la meta de 3%. Respecto del empleo, el instituto central mantuvo sus estimados del informe anterior, de mayo pasado: podrían crearse en todo 2014  entre 570 mil y 670 mil empleos formales nuevos, y para el próximo año, entre 620 mil y 720 mil. Finalmente, el Banco de México hace un llamado en su informe trimestral a no echar las campanas a vuelo con la aprobación de las reformas estructurales: “A pesar del gran avance que se ha logrado, de ningún modo debe considerarse el proceso de cambio estructural como terminado, pues aún es imperativo impulsar una implementación adecuada de las reformas recientemente aprobadas. Es importante que este reto se resuelva con efectividad de manera que se alcance el potencial que las reformas tienen para impulsar el crecimiento económico del país”.  

Comentarios